Innovación 3D en la pandemia: FabLab de FADA-UNA imprime protectores faciales

0
367
protectores 3d coronavirus
Unas 14 instituciones ya están utilizando los protectores faciales. (FAB LAB CiDi).
4 min. de lectura

 

En un proyecto colaborativo sin precedentes, la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) montó una «granja» de impresoras 3D que fabrica protectores faciales para médicos, enfermeras y técnicos al frente de la pandemia de COVID-19.

Los mismos ya están siendo usados en el Hospital de Clínicas y en el Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud de la UNA (IICS).

El FabLab Universitario del Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación (CIDi) de la institución y la carrera Diseño Industrial unieron esfuerzos para proponer soluciones a la carencia del sistema de salud paraguayo en la provisión de elementos médicos indispensables.

Si bien los protectores han sido donados a centros sanitarios, necesitan insumos para producir más. El equipo habló con Ciencia del Sur para profundizar sobre el proyecto.

 -¿Cuántas personas están involucradas en el proyecto? ¿Todos de la UNA?

El proyecto está siendo implementado por un equipo multidisciplinario de profesionales de distintas áreas. Hay gente trabajando como fabbers, otros que se dedican a la logística, la difusión y comunicación, el contacto con los beneficiarios y donantes, etc. La mayoría está vinculada a la UNA, pero a medida que el proyecto crece, se están sumando voluntarios de distintos sectores académicos y no académicos.

Empezamos con 8 personas, además de las autoridades de la FADA-UNA, que estuvieron apoyando desde el principio. En menos de tres semanas sumamos cerca de 15 personas. Estamos seguros de que este número irá en aumento.

-¿Dónde hacen la fabricación? ¿Toman medidas sanitarias?

La fabricación y el ensamblado de los protectores se realizan enteramente en el FabLab Universitario ubicado en el CIDi de la FADA-UNA, en el campus universitario de San Lorenzo, y por ahora el corte de los visores de acetato está a cargo de la fabber Kathya Notario.

Se están tomando todas las medidas sanitarias para la fabricación (uso de tapabocas y guantes, proceso de desinfección al ingresar al edificio, lavado constante de manos por parte del equipo de fabbers, etc).

Entregamos los kits de protectores con todas las medidas sanitarias que están a nuestro alcance, pero no nos hacemos responsables de la desinfección del producto para uso inmediato de estos por los usuarios finales. Tenemos un contrato de descargo de responsabilidad que firman los encargados de retirar las donaciones, en el que el usuario final asume la total responsabilidad de desinfectar el producto para su uso apropiado.

-¿Ya habían montado una granja de impresión antes de esta pandemia?

Una impresora 3D en acción (FAB LAB CiDi).

Si bien en el FabLab hasta el momento contábamos con tres impresoras 3D de forma permanente, esta es la primera vez que estamos fabricando un producto en serie y aumentando el número de impresoras para escalar la producción en un espacio de tiempo mínimo debido a la premura de estas circunstancias.

Aunque una granja de impresión por lo general estaría equipada con máquinas de iguales características así como los insumos que se utilizan para obtener el producto terminado, la coyuntura nos obliga a ser creativos y sacar el mejor provecho a lo que tenemos y a lo que la gente y las empresas que colaboran con nosotros están dispuestos a donar y prestar.

-¿Qué exactamente producen? ¿Desarrollan un diseño propio o accedieron a alguno libre?

Estamos produciendo protectores faciales, lo que en inglés se conoce como face shield masks. Los diseñadores de estos protectores son los investigadores de la empresa Prusa Printers, quienes diseñaron estos modelos con fuentes de código abierto para que fabbers de todo el mundo puedan acceder a ellos.

Ahora mismo estamos explorando algunas adaptaciones al modelo original. Estamos teniendo en cuenta diseños del Sabin Lab en la Universidad de Cornell para poder satisfacer las demandas locales según la retroalimentación que recibimos de los médicos del Hospital de Clínicas y el Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud que ya están utilizando nuestro producto.

-¿Cuántos protectores ya crearon?

Hasta la fecha tenemos fabricados cerca de 250 protectores que están siendo entregados a medida que se terminan y según lo van solicitando los profesionales. Estaremos actualizando estos datos regularmente y comunicándolos a través de nuestras cuentas en redes sociales.

Hasta hoy, los beneficiarios que ya tienen los protectores listos para usarlos son aproximadamente 14 hospitales públicos.

-¿Cuánto tiempo les toma la impresión?

Se podría decir que un protector facial completo (vincha impresa con visor cortado y ensamblado listo para utilizar) se fabrica en aproximadamente 1 hora y 30 minutos. Sin embargo, al producir en serie (varias máquinas imprimiendo sándwiches de 4 vinchas en simultáneo, máquinas de corte y equipo de ensamblado), la producción escala a unos 300 protectores por semana, siempre calculando sobre la base de 9-11 impresoras activas en la granja.

-¿Qué necesitan para producir más? ¿Qué piden exactamente de colaboración?

Cuanto mayor sea la cantidad de impresoras 3D que tengamos en la granja, mayor será nuestra capacidad de producción. Gracias a nuestros colaboradores (entre ellos el Benjamin Franklin Science Corner de la Embajada de los EE. UU. y la Sociedad Científica del Paraguay, ROMIS Paraguay S.A. y una larga lista de personas que están prestando impresoras y donando insumos), hoy tenemos 12 impresoras trabajando a full, lo que podría significar una producción de entre 1.000 y 1.200 protectores por mes.

Si logramos aumentar la cantidad de impresoras a 50, podríamos producir hasta 7.000 protectores por mes, siempre y cuando contemos también con los insumos necesarios para que las impresoras puedan trabajar.

Entonces, las personas o empresas que quieran colaborar pueden:
-prestar/donar impresoras 3D
-donar láminas de acetato (0.5 mm)
-donar rollos de filamento (PLA)
-donar goma sujetadora

Todas las especificaciones de estos insumos están detalladas en el formulario de donaciones y colaboración que se encuentra en nuestras redes sociales (@dicidifada y @fablabcidi) y en nuestra página web www.cidifadauna.com.

-¿Ya conversaron con el Ministerio de Salud o todavía falta acordar una alianza?

Estamos en comunicación constante con el equipo del ministerio, al igual que con los otros grupos de makers y fabbers que también están fabricando protectores como estos, de manera a que el esfuerzo sea coordinado tanto con los beneficiarios como con los demás fabricantes.

-¿Cuál es la innovación en este emprendimiento?

Además de usar la fabricación digital para acelerar los procesos de producción, que de por sí es algo bastante innovador en nuestro medio, nuestro valor agregado es que estamos montando una granja de impresión con equipos e insumos que provienen de todo el país.

Ello convierte a esta propuesta en un proyecto colaborativo que puede alcanzar niveles de producción ilimitados, no solo en el contexto de la COVID-19, sino para cualquier otra situación que requiera la fabricación de “casi cualquier cosa”.

Un ejemplar terminado (FAB LAB CiDi).

-¿Qué harán con los equipos donados una vez que termine la contingencia?

Esto es lo bueno de una granja de impresión. La escala de la inversión es modesta y fácilmente adaptable a diversas necesidades durante y después de la crisis. Adicionalmente, implementar esta capacidad tecnológica nos permitirá fortalecer relaciones y capacidades de trabajo conjunto.

La experiencia de interacción entre Gobierno como ente que define prioridades y certifica, la universidad como instancia que prototipa y desarrolla, y las industrias como espacios de escalado y distribución, es en sí misma una gran contribución al desarrollo del país.

Por último, debemos destacar que los aprendizajes de esta experiencia permitirían formar otras granjas de impresión 3D en otras localidades del país que también lo requieran, como Ciudad del Este o Encarnación.

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here