2 min. de lectura

Según el Dr. José Manuel Silvero A., filósofo e investigador, este es el momento de defender al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) de las campañas y persecuciones que está soportando. Para el bioeticista, si no tenemos ciencia, vamos a basar nuestra democracia en la magia.

En la quinta jornada del ciclo de webinarios “COVID-19 en el Paraguay. Un abordaje científico y crítico”, el especialista desarrolló extensamente la importancia que hoy tiene la bioética en un contexto de pandemia, pero también habló de los peligros de dejar apoyar a la investigación científica en el país.

«En ciencia avanzamos mucho y estamos por buen camino en Paraguay. Tenemos investigadores categorizados y trabajos publicados en revistas especializadas. Pero esta experiencia no tiene 40 años. Por eso tenemos gente que quiera patear lo que hemos construido», aseguró el filósofo en el evento organizado por Ciencia del Sur.

«Al CONACYT se le tiene que apoyar, PROCIENCIA debe seguir. ¿Cuál será el futuro del Paraguay sin el trabajo de investigadores y tecnológos? Este es el momento de defender al CONACYT, con sus luces y sombras. Lo más fácil es matar experiencias exitosas. Si no tenemos ciencia, ¿vamos a basarnos en la magia para fortalecer nuestra democracia? Por el momento, no tenemos algo mejor que la ciencia. Por eso tenemos que cuidarla», insistió.

Silvero Arévalos es filósofo por la Universidad Nacional de Asunción y doctor en filosofía por la Universidad de Oviedo, España. Hasta 2019 lideró la Dirección General de Postgrado y Relaciones Internacionales de la UNA. Tiene varios libros, artículos y capítulos de libros. Está categorizado en el PRONII del CONACYT. Sus líneas de investigación incluyen, entre otras, bioética, estudios culturales, educación y filosofía en el Paraguay.

Durante su ponencia, el Dr. Silvero manifestó que en Paraguay tenemos muchos problemas de salud y las políticas económicas y sociales influyen en ella. Citó el problema de acceso a la salud que tienen los habitantes del interior del país, que soportan más desidia. Por lo que la solidaridad social sigue siendo protagonista.

“¿Se roban medicamentos en Paraguay? Sí, pero se puede controlar. La inteligencia artificial podría ayudarnos. ¿Qué hubiese sido del Paraguay sin las polladas? A mayor solidaridad, menor presencia del Estado. Con las polladas, le estamos financiando al Estado lo que el Estado debe pagar”, indicó.

Según el filósofo categorizado en el PRONII, a la academia le corresponder realizar más investigaciones porque necesitamos que las universidades, públicas y privadas, estudien más la inequidad en salud en Paraguay. Por lo que también se debe hacer ciencia, sin miedo.

«En una república nadie puede saltarse la fila para vacunarse. No existen dueños de ciudades ni líderes que puedan acumular una fortuna por corrupción. La república es un espacio donde lo público es el mayor bien, el bien preciado, que se cuida a través de las leyes», dijo Silvero.

Labor de la ciencia

Por su parte, el bioquímico Ariel Insaurralde Alviso, vicedirector de Ciencia del Sur, sostuvo es necesario dar valor real al impresionante aporte de la ciencia en la pandemia, que algunos sectores quieren directamente minimizarla o ningunearla. Citó a la peste negra de la Edad Media, ya que en esa época poco o nada se sabía de la enfermedad.

También resaltó a la cooperación en nuestra especie para enfrentar la crisis sanitaria de manera colectiva.

En otro momento, Silvero afirmó que desde el año pasado, un grupo de bioeticistas, apoyados por la UNESCO, pide la liberación de las patente de las vacunas anti-COVID-19, ya que mientras se discute, sigue muriendo gente y se continúan cometiendo arbitrariedades.

«La vacuna es un bien público mundial. No es un caballo de Troya de las potencias en disputa. ¿Se justifica el secreto en los contratos de compras de vacuna? En Paraguay no tenemos capacidad tecnológica ni científica para fabricar vacunas anti-COVID-19… Lo que hicieron con Paraguay con las vacunas me recordó a lo que pasó con el Metrobus. Puro discurso y poesía en un momento tan difícil. Nos mintieron», resaltó

«La bioética no crea oxígeno ni reparte respiradores, pero instala una discusión política y propicia un diálogo sobre nuestro sistema de salud. ¿Estamos preparados para lidiar con otra situación límite como la que vivimos hoy? Los problemas bioéticos en el Paraguay pasan por acceder a agua potable, tener medicamentos y tener hospitales. Sobre todo que bajen los niveles de corrupción», destacó Silvero.

El ciclo de conferencias termina esta tarde, a las 19, con una ponencia del Dr. Guillermo Sequera. Todas las charlas y debates están disponible en nuestro canal de YouTube.

La quinta jornada del ciclo de Ciencia del Sur fue protagonizada por el Dr. José Manuel Silvero, en compañía de Ariel Insaurralde Alviso. (Zoom)

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 3,33 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here