3 min. de lectura

 

La 15° edición de Ciencia Abierta se hará este jueves 26 de diciembre, en el local de la Sociedad Científica del Paraguay (SCP), y tratará sobre los extremófilos  -con un taller de la bioquímica Alejandra Recalde-, además de una observación astronómica, a cargo de Rodrigo Ríos. El evento es organizado por Ciencia del Sur, el Instituto de Patología e Investigación (IPI) y el grupo Astronomía Paraguay (AstroPy).

El encuentro, que cuenta con el apoyo de Servilibro, arrancará a las 18:30 horas, en la sede de la SCP (Avda. Artigas esq. Andrés Barbero). Es libre, gratuito y no se precisa inscripción previa. Se recomienda la asistencia de niños y niñas. Ciencia Abierta es un espacio para la divulgación científica iniciado por nuestro portal en 2017.

Al inicio se premiará a los artículos más destacados del III Seminario de Comunicación Científica Digital, que este año trató sobre las ciencias naturales y fue realizado en la Universidad San Carlos (USC). Luego, Recalde ofrecerá su charla-taller  «Extremófilos: arqueas, bacterias y un poco de heavy metal». Y por último, dependiendo de las condiciones meteorológicas, se tendrá una observación astronómica.

Brevemente conversamos con Alejandra, que el próximo mes defenderá su tesis de doctorado en biotecnología molecular en la Universidad de Chile. Bioquímica y bioquímica clínica por la Universidad Nacional de Asunción, es también becada por el Programa Nacional de Becas Carlos Antonio López (Becal). Hizo su tesis doctoral en el laboratorio del Dr. Carlos Jerez, de la Universidad de Chile y una pasantía en el laboratorio de la Dra. Sonja Albers en la Universidad de Freiburg, Alemania.

La bioquímica e investigadora Alejandra Recalde es tambien divulgadora científica. (Radio 1000)

En el trabajo se reporta por primera vez cómo la falta de polifosfatos (un polímero polifuncional dentro de la célula) afecta la formación de biopelículas en arqueas, y cómo las biopelículas ayudan en la resistencia al cobre en Sulfolobus solfataricus, una arquea hipertermófila.

En noviembre pasado su trabajo «La carencia de polifosfatos causa defectos en la formación de biopelículas, movilidad y adherencia a superficies en Sulfolobus solfataricus» llevó el premio Mejor Comunicación Oral Libre durante el Congreso de la Sociedad Chilena de Microbiología.

Antes de su defensa –y mientras escribe papers sobre sus investigaciones- estará en Asunción y hablará de sus estudios en Ciencia Abierta.

-¿Por qué son importantes los extremófilos?

Los extremófilos no son solo interesantes por su capacidad de vivir en ambientes extremos (altísimas o bajas temperaturas, pH ácido o básico, sales, etc.), lo que ya de por sí es muy fascinante. Sino que también son fuente de innumerables aplicaciones, por ejemplo: la enzima Taq polimerasa que es una herramienta indispensable de la biología molecular y valió un Premio Nobel, provino de un extremófilo.

Recientemente se aislaron sustancias de una planta de la Antártida para usarlas en la formulación de protector solar, esas sustancias son parte de mecanismos que la planta tiene para protegerse frente a la radiación solar en ese lugar. También, el uso de enzimas que provienen de bacterias que habitan ambientes fríos en la industria, permitiendo abaratar costos de muchos procesos que anteriormente requerían altas temperaturas y por ende alto consumo energético.

El uso de microorganismos tolerantes a metales para hacer biorremediación o biominería, o incluso la generación de nanoparticulas para ser usadas, por ejemplo, en medicina.

Los extremófilos tienen un gran potencial como herramientas biotecnológicas. Muchos de estos microorganismos todavía esperan ser descubiertos, porque así como viven en condiciones extremas, es algo complejo trabajar con ellos en el laboratorio.

En resumen, incontables aplicaciones y el simple hecho de que vivan en lugares donde es increíble que pueda existir vida los hace atractivos.

-¿Qué temas abarcarás en el evento de Ciencia Abierta?

Vamos a hablar de microorganismos extremófilos en general: tardígrados, bacterias y arqueas en ambientes extremos como la Antártida, los volcanes, los géisers, incluso como pueden ayudarnos a colonizar el espacio exterior.

Además, les voy a mostrar un poco de nuestro trabajo en el laboratorio: cómo usar arqueas y bacterias para extraer cobre y cómo se adaptan estos microorganismos para sobrevivir el ambiente inhóspito de una mina, donde encontramos un pH ácido y altas concentraciones de metales, lo cual es muy tóxico para los organismos «normales».

Los microorganismos de ambientes extremos tienen gran interés para la comunidad científica, ya que poseen modificaciones que les permiten soportar diversas condiciones y que pueden ser usadas para beneficio humano. Imagen del Parque Nacional de Yellowstone, de Estados Unidos. (Wikicommons)

-¿Hace falta tener conocimientos de ciencia para ir a la charla o cualquier persona puede ir? ¿Pueden asistir niños y adolescentes?

No hace falta tener conocimientos previos, la idea es que cualquiera pueda ir: niños, adolescentes, adultos, y que queden fascinados por este micromundo de vida en lugares inimaginados.

Vamos a explorar muchos conceptos pero de una manera amena e interactiva, muy general.  También haremos algunos experimentos en vivo con el público y espero que se animen a hacer muchas preguntas.

En especial, las arqueas son un tema poco conocido y espero que después de la charla los presentes puedan sentir tanta curiosidad y pasión por ellas (y los extremófilos en general) como yo.

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here