El mito de la viruela “del mono”

0
el mito de la viruela del mono, un espécimen
La llamada viruela del mono no es transmitida por los monos que hay en Paraguay (Foto: Fundación Para la Tierra).
2 min. de lectura

 

Últimamente, se oye con más frecuencia que la llamada viruela del mono se está extendiendo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se han registrado más de 250 casos de la viruela del mono en todo el mundo y el número está aumentando.

Pero, ¿qué es este virus y qué tiene que ver con los monos?

La viruela del mono o viruela símica es causada por un virus que está estrechamente relacionado con el virus de la viruela. Este era el agente causante de la viruela humana, que se considera erradicada oficialmente desde 1980.

La enfermedad recibe el nombre de «viruela del mono» por haber sido descubierta en 1958, cuando ocurrieron dos brotes de esta patología, similar a la viruela, en colonias de monos que se mantenían para investigación en laboratorio. Por eso recibió el nombre de monkeypox. Aunque no se conoce el reservorio, los roedores pequeños (como los ratones) que viven en las selvas tropicales de África, sobre todo en las regiones occidental y central de ese continente, son una posibilidad.

Aparte de eso, el virus no tiene nada que ver con los monos de Paraguay. No hay evidencia de que puedan transmitir el virus ni participar en el ciclo de transmisión.

La Dra. Rebecca Smith, primatóloga que ha trabajado directamente con primates silvestres por más de 14 años y directora ejecutiva de Fundación Para La Tierra, asegura: «La gente tiene miedo de los monos en Paraguay ahora porque les preocupa contagiarse de ellos. Pero la viruela del mono no es transmitida por los monos que tenemos en nuestro país. Por favor, ¡no maten a los monos! No son peligrosos y no les harán daño”.

En realidad, el contacto cercano con personas infectadas es el factor de riesgo más importante para contraer esta viruela. Por eso debemos ser muy responsables, y frente a la aparición de cualquier síntoma, consultar inmediatamente con profesionales de la salud.

Las síntomas de la viruela del mono son similares a los de la viruela humana: aproximadamente una o dos semanas después de la infección, muchos enfermos tienen fiebre. Otros síntomas son ganglios linfáticos inflamados, dolor de cabeza, dolor de espalda, dolores musculares y fatiga extrema.

La típica erupción vesicular suele aparecer unos días después de la aparición de la fiebre. Suele comenzar en la cara y después se extiende a otras partes del cuerpo, incluyendo las palmas de las manos y las plantas de los pies. Empieza en forma de manchas planas y rojas. Las manchas se convierten en ampollas, que se llenan de pus (formando pústulas). Al cabo de unos días, las pústulas forman una costra.

Según la OMS, las personas afectadas por la viruela del mono no suelen enfermar tan gravemente como en el caso de la viruela humana, pero aún así puede causar la muerte.

Para protegerse de la enfermedad, lávese las manos con regularidad y siga todas las normas de higiene, especialmente cuando trate con personas infectadas. Es recomendable mantener la distancia y utilizar mascarillas en lugares concurridos, así como seguir los protocolos establecidos cuando se viaja.

Smith añadió: “De hecho, este virus, al igual que otros que pueden transmitirse de animales silvestres a los humanos y viceversa, puede causar un daño grave a las poblaciones de los monos. Por lo tanto, no solo es importante que nos protejamos de la infección sino también que evitemos que otro desastre se añada a la larga lista de los que ya han sufrido los primates salvajes. Si tenés síntomas de cualquier enfermedad, por favor, mantené la distancia con los monos y otros animales silvestres para no ponerlos en peligro!”.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 4,86 de 5)
olivia zickgraf
Olivia Zickgraf

Olivia Zickgraf es la encargada de comunicación y marketing de la Fundación Para la Tierra. Obtuvo un BSc. y MSc. en psicología de la Universidad Julius Maximilian en Würzburg, Alemania.

Compartir artículo:

Dejar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí