Dra. Antonieta Rojas de Arias, investigadora del Cedic y presidenta de la SCP. (Fotografía: Gramo/Daniel Galeano)
2 min. de lectura

 

Para la doctora Antonieta Rojas de Arias, presidenta de la Sociedad Científica del Paraguay (SCP), las inversiones en Investigación y Desarrollo y los estudios científicos que se hacen en el país demuestran claramente que existe un proceso que se encamina a la consolidación de la ciencia en nuestro país.

Fue durante su intervención en el evento Gramo Asunción, un foro de emprendedores e innovadores, en donde habló sobre la situación de la ciencia en el Paraguay.

Antonieta, bióloga e investigadora del Centro para el Desarrollo de la Investigación Científica (Cedic), disertó sobre los ambientes de la investigación. Relató que todavía en Asunción, los jóvenes ven a los científicos como personas raras, extrañas, distraídas y con alto coeficiente intelectual, pero que ese estereotipo está completamente obsoleto y que hoy el investigador es sofisticado.

«El investigador científico es un profesional común y corriente, que tiene una sólida preparación académica; que genera conocimiento original, relevante y de calidad y que divulga sus resultados a través de publicaciones o las patenta. También genera recursos, forma a otros investigadores y lo más importante: hace investigación con propósito de utilidad pública», expresó la investigadora durante su exposición.

Lamentó que todavía se tenga la idea de que la investigación científica solo pueda darse en países desarrollados, como Estados Unidos o Reino Unido. «Allí el foco de la investigación está puesto en el mercado. Nosotros no tenemos educación de alto nivel, ellos invierten en sus investigadores para que generen conocimiento en espacios para el desarrollo», señaló Rojas de Arias durante su conferencia en Gramo, que se realizó en el Banco Central del Paraguay.

Para la científica, los países menos desarrollados, como Paraguay deben invertir en investigación. «En nuestros países el científico tiene la obligación de investigar nuestros problemas, crear nichos de investigación que generen conocimiento en nuevas áreas, abaratar costos de infraestructura, curar enfermedades e innovar en recursos naturales», indicó.

Decenas de personas acudieron al evento Gramo, donde se hablaron de varios temas. (Fotografía: Gramo/Daniel Galeano)

País sin tradición

Rojas de Arias puntualizó que Paraguay no tiene tradición en ciencia y que hasta el siglo XX quienes investigaban en el país eran muy pocos, así que las iniciativas a favor de la investigación científica tenían «nombres y apellidos». Recién se tuvo que esperar al siglo XXI para que el Estado, a través del Conacyt, financiara proyectos de investigación, posea programas de incentivos a los investigadores y envíe a profesionales jóvenes a capacitarse en las mejores universidades del mundo.

«Hoy existen estímulos para la ciencia de diferentes sectores. Lo que realmente está claro es que existe un proceso de institucionalización de la ciencia en Paraguay. Los que no tuvimos ese impulso que hoy se tiene, hemos desarrollado la capacidad de investigar en ambientes adversos», aseguró Antonieta.

Cuartel de campaña

Para la científica el Cedic es como un «cuartel de campaña», porque se hacen diversos trabajos y mientras algunos recorren cientos de kilómetros para buscar vinchuca, que tiene el parásito que causa la enfermedad de Chagas, otros estudian los genes de esas vinchucas en el laboratorio.

Hizo un llamado de atención tanto por la enfermedad de Chagas como por la leshmaniasis, ya que son enfermedades desatendidas por todo el sistema de salud pública. Comentó que al Cedic no solo le bastaron las investigaciones, también procuró innovar en el control y monitoreo de las vinchucas.

Fue así que creó alianzas estratégicas, por ejemplo, con la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción, para crear artefactos de innovación.

Curiosidad

Según Antonieta, el investigador debe tener curiosidad, debe sentir placer al estudiar y no tomar la actividad como mera obligación.

«Investigar es una cuestión de ambienete. Cuando no tenemos ese ambiente o no tenemos interlocutores muchos jóvenes abandonan su carrera para hacerse docentes tradicionales y otros buscan un mejor ambiente académico que les atrapa, pero afuera», sostuvo.

Por último, puntualizó que existen varios caminos para hacer ciencia hoy en Paraguay y que podemos hacerlo con los recursos disponibles actualmente.

«Hoy existen estímulos para la ciencia de diferentes sectores. Lo que realmente está claro es que existe un proceso de institucionalización de la ciencia en Paraguay».

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, promedio: 4,22 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here