3 min. de lectura

 

“Hablar ciencia. Talleres online de divulgación científica” es la propuesta de Ciencia del Sur para el verano de 2021. La utilización de los cómics y las redes sociales para comunicar el conocimiento científico y el desarrollo tecnológico serán temas del evento, que coordina la bioquímica y divulgadora Dra. Alejandra Recalde.

Ambos workshops cuentan con el apoyo del blog “Quiero ser científico” y forman parte de las primeras actividades públicas –pero online- organizadas por nuestro medio este año. El evento está destinado a estudiantes y profesionales interesados en la comunicación masiva de la ciencia. No hace falta tener experiencia en divulgación. Pueden inscribirse en este link.

El primer taller se hará el miércoles 27 de enero y lleva por título Cómo comunicar ciencia en redes sociales. Estará a cargo de Lydia Gil y se desarrollará a partir de las 15 horas de Paraguay y 19 de España. Mientras que la segunda jornada será el viernes 29 de este mes y versará sobre Uso de cómics en divulgación. La tallerista será Miriam Rivera y tendrá el mismo horario (15 de Paraguay y 19 de España).

El objetivo fundamental de los encuentros con las especialistas es compartir y aprender herramientas disponibles para mejorar la comunicación científica de investigadores, periodistas, divulgadores, profesores y estudiantes que incursionan en la divulgación. Además de conocer experiencias de España en estos ámbitos.

“Creo que el 2020 nos enseñó más que nunca que la divulgación científica es muy importante para combatir las fake news y las falsas teorías. Las redes sociales nos han permitido estar al día con las últimas noticias pero también han facilitado la divulgación de informaciones falsas. La sociedad no dimensiona de qué manera y con qué rigurosidad se construye el conocimiento científico, tampoco hablan el lenguaje de los papers”, dijo la Dra. Recalde, quien coordina el evento.

Para la bioquímica, los investigadores y periodistas científicos tenemos la tarea de «traducir» y condensar toda la información de una manera en que la sociedad pueda comprender el mundo, tomar decisiones y discernir entre informaciones falsas y reales.

Puso como ejemplo elocuente la vacunación contra la COVID-19. Ya que a pesar de los esfuerzos que se han puesto para desarrollar y aprobar con rapidez -pero rigurosidad- las vacunas que generarían parte de la solución a la pandemia, todavía existen personas reacias a aplicárselas. Estas podrían en riesgo la inmunidad comunitaria.

Además de todo eso, la divulgación científica ayuda a que más niños, niñas y adolescentes se interesen por las ciencias, desarrollen curiosidad desde pequeños y decidan seguir carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

 

La idea es que estos talleres otorguen herramientas a los divulgadores para usar correctamente las redes sociales, que, según Recalde, muchas veces pensamos que es algo sencillo pero en realidad se puede explotar mucho más para llegar a un mayor público. También el uso de cómics o imágenes para divulgar hace que las publicaciones sean más atractivas visualmente (un ejemplo evidente es Pictoline).

«Las imágenes valen más que mil palabras, quizá alguien no se siente a leer tres párrafos sobre vacunas pero sí leería un cómic corto o una infografía respecto al tema. La idea es usar todas las herramientas de la mejor forma para llegar a la sociedad», dijo Alejandra.

«Además, esperamos que gracias a estos talleres nazcan más proyectos de divulgación. No solo de la mano de investigadores establecidos, sino de estudiantes de todas las áreas y de otras personas que tal vez no tengan formación en ciencias pero estén interesadas en apoyar este tipo de proyectos y formar equipos. Por ejemplo editores de libros o de periódicos, comunicadores, incluso actores del gobierno», indicó.

Ambas talleristas fueron elegidas por la experiencia y buenos resultados que tienen en sus áreas: las redes sociales y la ilustración científica. Además tienen un background en ciencias, lo que hace que sus aportes sean más enriquecedores.

Tanto Lydia como Miriam tienen experiencias en la temática en sus respectivas áreas. Gil es documentalista y trabaja en el Instituto Catalán de Arqueología Clásica en Tarragona (España). Investiga sobre la fusión entre ciencia y redes sociales en su blog Social Media en Investigación. Es vicepresidenta de la Asociación para la Divulgación Científica del Camp de Tarragona.

Por su parte, Rivera es graduada en biología humana y máster en comunicación científica, médica y ambiental. Es secretaria técnica y responsable de comunicación de la Asociación Catalana de Comunicación Científica. Ha colaborado con el King’s College de London, la Universidad de Valencia y la Universitat Pampeu Fabra, entre otros.

Cada taller tiene un costo de 10 dólares estadounidenses para estudiantes (Gs. 70.000) y de 15 (Gs. 100.000) para profesionales. Se impartirán certificados digitales.

El pago puede hacerse de diferentes formas: vía paypal, en paypal.me/alerecalde; a través de la cuenta Itau Paraguay (820378817); de la cuenta Deutsche Bank (IBAN: DE72680700240058 1124 00) ambos a nombre de Alejandra Recalde o mediante giros Tigo al número +595 982 236474. Para obtener más información se puede escribir al WhatsApp +49 1590 1951251.

Talleres de Ciencia del Sur

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here