paraguay oms covid19
Paraguay tomó varias medidas sanitarias desde hace dos meses para frenar el avance de la COVID-19. (Ministerio de Salud)
2 min. de lectura

 

Paraguay está bajo cuarentena desde hace casi dos meses y, aunque no se pueda hacer una evaluación exacta o completa, priorizó la salud de la población antes que cualquier otra variable. Esto según el Dr. Luis Roberto Escoto, representante de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud en el Paraguay.

Escoto aseguró que hubo sinergia entre varios sectores gubernamentales y sociales, lo que posibilitó  un aislamiento riguroso. También ponderó que en nuestro país se evitaron el sensacionalismo y el amarillismo en torno a la COVID-19.

Escoto es médico por la Universidad Autónoma de Honduras y tiene una especialización en planificación y gestión, sistemas y servicios de salud por la Fundación Oswaldo Cruz, de Río de Janeiro. Además, cuenta con una maestría en salud pública por el Instituto Nacional de Salud Pública de México.

Desde 2017 es representante de la OPS/OMS en nuestro país. Previamente estuvo en Belice, también representando a su organización, y hoy es una de las figuras claves de la pandemia por COVID-19 en Paraguay. Ciencia del Sur conversó brevemente con él.

“Hacer ahora una evaluación exacta no es posible, en medio de la pandemia. Generalmente se hacen a posteriori, para poder tener todos los elementos en la mano y de esa manera identificar cuáles fueron las mejores decisiones que se tomaron. Se deben analizar lecciones y resultados de todo el esfuerzo para prepararnos mejor ante una nueva pandemia u otra emergencia. Pero hoy no es posible tener una evaluación estructural”, manifestó.

Según Escoto, las medidas gubernamentales propuestas desde el inicio de la cuarentena no han cambiado mucho. Las recomendaciones de distanciamiento físico y acciones sanitarias –como el lavado constante de manos, el uso adecuado de la mascarilla y el autoaislamiento- siguen vigentes.

Ayudaron mucho la identificación y seguimiento de casos, el tratamiento de acuerdo a la complejidad, y la trazabilidad o rastreo de los contactos de las personas contagiadas por el nuevo coronavirus, que genera la enfermedad.

En cuanto a las lecciones, el médico señaló que aprendimos -en Paraguay y otros países- la importancia de tener un fuerte liderazgo gubernamental para encarar una crisis sanitaria como la actual.

El Dr. Luis Roberto Escoto es especialista en salud pública; antes de venir a Paraguay fue representante de la OPS/OMS en Belice. (Foto de la OPS)

“El hecho de que el presidente de la República y el ministro de Salud lideren la estrategia y hayan logrado articular las acciones con los otros poderes del Estado es un punto sumamente positivo. Lo otro es una fuerte coordinación de los diferentes sectores, no solo del Ministerio de Salud, sino de todos los sectores, que incluyen a los trabajadores y a la sociedad en general”, sostuvo.

Un elemento clave que ve la OPS fue la pronta financiación, que fue proyectada por la firmeza y capacidad de decisión de las autoridades y que incluyó algunas medidas fuertes de endeudamiento público.

“Otro aspecto muy positivo fue establecer el principio de la salud como primordial, antes que cualquier otra condición o variable. El Gobierno logró mucha confianza de la población. Además de la claridad de los líderes ante el enorme desafío. Todo se acompañó con la idea de transparentar el uso de los recursos”, dijo Escoto.

Empero, hubo casos de corrupción que pusieron en duda la capacidad de transparencia del Gobierno, específicamente con sobrefacturaciones y compras llamativas de la Dinac y Petropar. La pandemia reveló también la gran desigualdad social del país.

También algo digno de destacar para el experto en salud pública es la fortaleza del sistema de vigilancia sanitaria, con la identificación de los casos, a la par de tomar medidas en los puertos y aeropuertos, aduanas y fronteras. A esto se sumaron los testeos y pruebas, y que la propia ciudadanía se volvió parte del sistema de vigilancia contra la pandemia.

Semanas antes, varios investigadores paraguayos pidieron realizar más pruebas para detectar la enfermedad.

“No tengo la menor duda del establecimiento oportuno de la cuarentena total del país, con el cierre del sistema educativo, la suspensión temprana de eventos sociales y la promoción del distanciamiento social. Se tomaron medidas muy sabias en Paraguay”, indicó.

Según Escoto, todo el trabajo que se hizo para fortalecer los servicios de salud fue necesario y que, aunque no hay estudios a profundidad ni datos exactos, el país está luchando bien contra la pandemia.

Prudencia de los medios

Algo importante que ve Escoto en Paraguay es el esfuerzo de la comunicación de riesgos, donde los periodistas jugaron un rol destacado al evitar el amarillismo y el sensacionalismo, obviando controversias improductivas en las informaciones.

Puntualizó que las redes sociales jugaron un papel importante durante la pandemia y que las fake news fueron combatidas con fuentes confiables. Agregó que las consultas periodísticas más frecuentes que le hacen tienen que ver con el “retorno a la normalidad” y el desarrollo de tratamientos efectivos o una vacuna.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here