Andrew Nickson: viceministro Griffith distorsiona y falsifica la historia paraguaya

9
4962
griffith historia paraguaya
Fachada de la Estación Central de Ferrocarril, en Asunción. Según Griffith, -que nunca cita fuentes científicas- Paraguay era el país más desarrollado en el mundo a mediados del siglo XIX. (Foto de Ciencia del Sur)
3 min. de lectura

 

Para el profesor Andrew Nickson, historiador y especialista en estudios latinoamericanos de la Universidad de Birmingham (Reino Unido), el viceministro de Culto Fernando Griffith distorsiona la historia de Paraguay al punto de falsificarla, lo que representa un peligro.

En una breve conversación con Ciencia del Sur, el investigador y experto sobre Paraguay aseguró que los mitos nacionalistas siguen con mucha fuerza en el país porque, además de reforzar la identidad colectiva, sirven como “aliento psicológico”. El profesor británico precisó que no pudo encontrar ni un solo trabajo académico de historia del viceministro, aunque tampoco paper alguno sobre su labor como bioquímico, o -como él siempre se presenta- biólogo molecular.

Nickson subrayó que la autoridad del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) no presenta fuentes fiables de información y que la educación paraguaya sigue teniendo una muy baja calidad, lo que posibilita la buena salud de los mitos. La semana pasada, Griffith descalificó a investigadores extranjeros, ninguneó a la filosofía, desconoció el método científico y difundió datos inexactos sobre el periodo colonial de Paraguay.

Grupos como la Sociedad Paraguaya de Filosofía y el Centro de Investigación en Filosofía y Ciencias Humanas exigen un pedido de disculpa del MEC, mientras otros señalan el autoritarismo presente en la cartera estatal.

Andrew Nickson es un reconocido economista, historiador e investigador del Reino Unido. Es actualmente profesor adjunto de gestión pública y estudios latinoamericanos de la Universidad de Birmingham, Inglaterra. Tiene decenas de publicaciones científicas sobre desarrollo, historia y economía, además de libros y capítulos de libros en varios idiomas.

Como experto en Paraguay realizó diferentes investigaciones y estudios, algunos de ellos publicados en libros o artículos.

-¿Considera que los mitos nacionalistas en Paraguay siguen presentes?

Cada país tiene sus mitos nacionalistas. Por ejemplo, mi país Inglaterra tiene el mito de que luchó casi solo contra el fascismo durante gran parte de la Segunda Guerra Mundial, lo que no es cierto. Pero, al igual que el caso de Paraguay, los mitos nacionalistas ingleses sirven para reforzar la identidad colectiva del pueblo en una coyuntura complicada de salida de la Unión Europea y la actual pandemia de coronavirus.

Quizás la diferencia es que los mitos nacionalistas en Paraguay siguen tan fuertes, tan extremos y tan presentes en la política y conciencia colectiva.

Andrew Nickson, profesor e investigador de la Universidad de Birmingham, Inglaterra. (Gentileza)

-¿Lo dicho por el viceministro Fernando Griffith puede catalogarse como mito nacionalista vigente?

Totalmente. Lo que él hace es distorsionar tanto al punto de falsificar completamente lo acontecido durante el periodo entre 1811-1870 de la historia paraguaya.

-¿Cómo hizo Susnik para combatir esas ideas que se tenían como dogmas en la historia paraguaya?

Siendo una estudiosa como una buena formación en antropología, ella luchó con la única arma que los investigadores tenemos: la verdad histórica, basada en evidencia científica.

-¿Considera que el viceministro debe sustentar sus ideas en evidencias o bibliografía?

Por supuesto, y ahí radica la gran diferencia entre los demagogos y los estudiosos. Hice un rastreo en internet y no encontré ninguna publicación de Griffith sobre la historia paraguaya del siglo XIX (y ninguna en su campo de bioquímica).

De paso, en ninguno de sus videos en YouTube ofrece fuentes de información. Su forma de exponer pausadamente le da un «aura» muy decepcionante de seriedad, que lastimosamente pega entre muchos círculos.

-¿Por qué hay muchos mitos dentro de la historia paraguaya?

La razón principal es el bajísimo nivel de la calidad educativa en Paraguay. En el caso específico de la historia, se reduce a memorizar una larga lista de «héroes» nacionales y sus supuestas hazañas… y punto.

Esto hace que personas arrogantes y sin escrúpulos puedan decir cualquier cosa sobre la historia paraguaya, sin pudor ni peligro de recibir un rechazo generalizado. El caso de Griffith es ejemplar y aún más lamentable siendo él viceministro de Culto, dependiente del Ministerio de Educación.

Decir que Paraguay era el país más desarrollado en el mundo a mediados del siglo XIX y que la Revolución Francista fue más importante que la Revolución Francesa son declaraciones que asombran por su falsedad e ignorancia.

Pero, ojo, no basta reaccionar con un “¡Qué disparate!” porque estos mensajes están ‘ «pegando» en muchos círculos, justamente debido al problema de la calidad educativa. Hay un gran problema de autoestima juvenil, sobre todo en áreas rurales, y para muchas personas el mensaje de Griffith sirve como una especie de aliento psicológico.

Recuerdo un comentario hace unos días en el grupo de Facebook The Paraguay Reader (Antología del Paraguay) que decía: “Puede que alguna de sus manifestaciones no sean técnicamente muy correctas, pero el Sr. Griffith es una verdadero patriota y nacionalista. ¡Necesitamos más hombres como el Sr. Griffith para que este sufrido pueblo paraguayo vuelva a recuperar su identidad y sus glorias pasadas!”. 

O sea, no importa si lo que dice alguien es verdad o no, sino el papel que cumple en levantar el ánimo del pueblo. Sería muy equivocado subestimar el impacto del mensaje peligroso de Griffith, que está teniendo mucho «apego», sobre todo entre la nueva y creciente generación de universitarios rurales.

Lo de Griffith presenta un desafío para los historiadores asuncenos de salir de sus cómodos escritorios y recorrer las áreas rurales del país, dando clases gratuitas con una visión sensata y certera del interesante proceso histórico de Paraguay, tanto durante el siglo XIX como en tiempos más recientes.

Curiosamente, una triste consecuencia de este enfoque elitista y simplista del sistema educativo es el muy escaso desarrollo de historia local en Paraguay. Hasta ahora hay montones de pueblos donde no existe ni un libro ni artículo serio sobre su historia. En este sentido, la labor de David Velázquez y otros historiadores de promover la historia local es muy valiosa.

Fernando Griffith, actual viceministro de culto, dependiente del MEC. (Foto: MEC)

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (62 votos, promedio: 4,27 de 5)
Compartir artículo:
Artículo anteriorNietzsche, la propuesta para «enamorarse» de la pandemia
Artículo siguienteMaturana y Dávila lamentan agresión y silencio del MEC de Paraguay
Director de Ciencia del Sur y fundador de la ASINCYT. Estudió filosofía en la Universidad Nacional de Asunción, UNA. Pasó por el programa de Jóvenes Investigadores de la UNA. Tiene diplomados en filosofía medieval y en relaciones internacionales. Condujo los programas de radio El Laboratorio, con temática científica (Ñandutí) y ÁgoraRadio, de filosofía (Ondas Ayvu). Fue periodista, columnista y editor de Ciencia y Tecnología en el diario ABC Color y colaboró con algunas publicaciones internacionales. Fue presidente de la Asociación Paraguaya Racionalista (APRA), secretario del Centro de Difusión e Investigación Astronómica (Cedia) y encargado de cultura científica de la Universidad Iberoamericana (Unibe). Periodista de Ciencia del Año, por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt -2017. Tiene cinco libros publicados.

9 Comentarios

  1. El Vice Ministro es un remedo reducido de nazi renegado y un pseudo científico fanático con oficio de vendedor de colectivo. Su «estatura» intelectual y científica se legitima en una tropa de prosélitos pre conciliares cuyos aplausos y vítores elevan a la autoridad a la altura de lo ridiculo y lo esperpéntico. Paraguay no se merece esta estirpe de charlatanes engreídos. La historia nos juzgará por haber propiciado estos pequeños engendros que no llegan ni a chiste. Es hora de despertarse. Aquí no se trata de Dios ni el estatuto del embrión ni la Constitución Nacional. Se trata de gente ignorante con ínfulas de «poderoso». La poquedad con grandes pretensiones…

  2. Que buena propuesta que los historiadores salgan a las zonas rurales a enseñar a los niños y jovenes…¿será que los dejaran?

  3. Muy buen y necesario artículo. Me gustaría mucho ver a más historiadores salir a contestar públicamente a los mitómanos y propagandistas que promueven versiones falsificadas de la historia.

  4. Conozco al Sr. Nickson desde que teníamos 21 años y siento mucho que su postura extremista no le permite escribir objetivamente.

  5. Yo pienso así: Como objetivo se denomina el fin al que se desea llegar o la meta que se pretende lograr. Es lo que impulsa al individuo a tomar decisiones o a perseguir sus aspiraciones. Es sinónimo de destino, fin, meta. Creo aun que la meta fue alcanzada porque las investigaciones revelaron lo que hace mucho sabemos que ciertas clases No admiten que prebendarismo en Paraguay tristemente se sigue cultivando. Cuando sera que la gente cambiara¿ Muy bien dicho Andrew. Me gusta tu manera imparcial no extremista y bien investigada. Por eso te mereces mi apoyo. Nuno Vinhas

  6. Muy bien Nickson. Típico señorito inglés, como decia la historiadora colombiana Diana Uribe «para los ingleses la civilización que son ellos y el resto que es monte». OK, puede desacreditar con base científica las exageraciones de Griffith y todo bien, pero podría decir algo bueno a favor del Paraguay o al viejo estilo inglés ellos son los civilizadores de la humanidad y el resto somos monte?.

  7. Lamento no haber escuchado el intercambio original con el chileno. En aislamiento social, un poco de comedia es siempre bienvenida. Un lado presentando a Jose Gaspar como mas memorable que la Revolución Francesa, lo cual en cierta medida lo fue. Francia despues de la Revolución volvió a ser monarquía. Nosotros, por lo menos, no volvimos a ser colonia. Pero igual de chistoso fue el otro lado hablando de la biología «cultural». Solo Maduro hablando de que una niña nació dos días antes del parto fue mas hilarante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here