161 años de El origen de las especies

0
279
Apuntes de Charles Darwin (izq.) y estatua del joven estudiante. (Wikicommons)
4 min. de lectura

 

El 24 de noviembre se recuerda el aniversario de la publicación de uno de los libros más influyentes en la historia de la ciencia: El origen de las especies, escrito por Charles Darwin (1809 – 1882). En el 2020 se cumplen 161 años de la publicación de una obra que tuvo una gran repercusión en el campo de la biología y la filosofía occidental.

Ya antes del trabajo de Darwin, la idea de la evolución había sido formulada por varios científicos, por ejemplo el naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck (1744-1829) y por el propio abuelo de Charles Darwin, Erasmus Darwin (1731-1802).

Sin embargo, Darwin fue capaz de -primero- organizar los argumentos para presentar a la evolución como un hecho, y, luego, proponer a la selección natural, como mecanismo para la misma (Milner, 1995). Estas y otras características destacables distinguieron su trabajo del de sus precursores.

Sus conclusiones se basaron en gran medida en los datos recopilados en su largo viaje alrededor del mundo a bordo del H.M.S. Beagle (1831-1836), navío al mando del capitán Robert FitzRoy (1805-1865), y los de muchos años de reflexión que le siguieron a ese viaje.

On the Origin of the Species

El nombre completo del libro escrito por Darwin es On the Origen of Species by means of Natural selection, or the preservation of favoured races in the struggle for Life (Sobre el Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural, o la Preservación de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida) y fue publicado el 24 de noviembre de 1859 al precio de 15 shillings (chelines*).

Uno de los puntos fuertes de On the Origen of Species es su estilo claro, legible, que lo hizo accesible a científicos y lectores laicos por igual. La primera edición en 1859 consiste en una introducción y 14 capítulos.

En la introducción, Darwin describe la expedición del Beagle de 1831 a 1836, refiriéndose a los animales que primero le habían dado la idea de la teoría de la evolución por selección natural. Seguidamente, él recorre cada capítulo dando las bases teóricas y las evidencias de la evolución de las especies.

Una de las partes más controversiales del Origen fue la selección natural, que causó un revuelo en los círculos científicos. Por primera vez un pensador había sugerido, no apenas que la evolución existiera, sino por qué existía y cómo podría funcionar.

Todavía más controversial fueron sus escritos, ya que resultaba una explicación donde no involucraba a divinidad alguna. La simple idea de Darwin amenazó los fundamentos mismos del establishment religioso y la creencia generalizada de que la naturaleza existía para el beneficio de la humanidad.

Increíblemente, la primera edición de 1250 libros fue agotada dos días antes de la fecha oficial de publicación. Una segunda edición de 3.000 copias fue impresa el 7 de enero de 1860. En total, 6 ediciones del Origen fueron publicadas durante la vida de Darwin. Cada edición del texto era revisada para abordar los contraargumentos planteados por sus críticos.

El 19 de febrero de 1872 salió la sexta edición, que además de la incorporación de respuestas a las últimas críticas, fue vendida a mitad de precio y con letras más pequeñas. Estas modificaciones fueron realizadas porque Darwin escuchó que un grupo de obreros de Lancashire había juntado su dinero para comprar una copia.

En esta edición, la palabra “On” (“Sobre”) fue eliminada del título y Darwin empleó la palabra evolución por primera vez.

Charles Robert Darwin, de John Collier. (Wikicommons)

Alfred Russel Wallace

Otro magnífico científico había llegado a las mismas conclusiones que Darwin sobre el mecanismo de la evolución, y se puso en contacto con Charles para compartir sus teorías. Su nombre era Alfred Russel Wallace (1823 – 1913).

Alfred Wallace era un joven naturalista cuya área de investigación fue inicialmente la selva Amazónica. Inspirado en el viaje del Beagle de Darwin, Wallace pasó 4 años en Brasil documentando la flora, la fauna y habitantes de la región y acumulando varios especímenes.

Sin embargo, casi todo su botín se hundió con el barco que en teoría lo llevaría a Inglaterra en 1852. Wallace fue rescatado 10 días después en un bote perdiéndose sus apuntes y los manuscritos de dos libros que preparaba, los cuales pudo acabar gracias a su memoria. El científico perdió la oportunidad de hacer una carrera completa sobre la base de sus hallazgos.

Wallace no se rindió y emprendió un nuevo viaje en 1854 al archipiélago de malayo (ahora Malasia, Indonesia, Timor oriental y Papúa-Nueva Guinea), donde identificó alrededor de mil nuevas especies de escarabajos y una especie de rana arborícola, y comenzó un trabajo extensivo en biogeografía.

Wallace especulaba que: “Cada especie ha llegado a existir coincidiendo tanto en el espacio como en el tiempo con una especie estrechamente relacionada”. Esta idea fue posteriormente llamada la Ley de Sarawak, que condujo a más pensamientos, resumidos en su artículo de 1855 “On the Law Which has Regulated the introduction of Species” (Sobre la Ley que ha Regulado la Introducción de Especies).

Wallace notó que, si era posible dirigir el desarrollo de animales domésticos en direcciones muy diferentes mediante la cría selectiva, entonces seguramente tales variaciones eran tan posibles en el mundo natural.

Por otro lado, Wallace observó: “The life of wild animals is a struggle for existence” (“La vida de los animales es una lucha por la existencia”), y comenzó a especular aún más sobre el mecanismo biológico que permite la creación de nuevas especies.

Wallace fue un actor clave para la publicación de El Origen. En busca de apoyo y asesoramiento para la publicación de un nuevo artículo, “On the Tendency of Varieties to Depart Indefinitely from the Original Type”(Sobre la Tendencia de las Variedades a Distanciarse Indefinidamente del Tipo Original ), envió un borrador a un erudito británico al que admiraba: Charles Darwin.

Mensaje anticipado

Con la llegada de la carta de Wallace, Darwin recordó que su amigo Charles Lyell le había alertado sobre la posibilidad de que alguien iba a adelantarse si Darwin no publicaba sus teorías, ya que Darwin no tenía la intención de publicarlas, al menos no tenía prisa para hacerlo.

Al conocer la obra de Wallace, Darwin decidió publicar, pero quería hacerlo de una manera honorable, ya que Wallace compartió con él el descubrimiento. Darwin decidió presentar un artículo propio a la Sociedad Linneana. Admitiendo que nunca había planeado presentar su teoría de la selección natural hasta que se enfrentó a la amenaza de un rival.

Se organizó una presentación que permitiría que tanto él como Wallace pudieran publicar sus ideas en el mismo día. El 1 de julio de 1858 los manuscritos de Wallace y Darwin fueron leídos frente a la Sociedad Linneana, aunque ninguno de los dos estuvo presente.

El Origen de las Especies continuó propagándose en múltiples traducciones, mientras que Darwin además actualizaba sus libros antiguos y publicaba otras revolucionarias obras.

El nombre completo del libro escrito por Darwin es On the Origen of Species by means of Natural selection, or the preservation of favoured races in the struggle for Life. (Wikicommons)

Referencias

-Jonathan Clements. 2009. Darwin’s Notebook. The life, Times and Discoveries fo Charles Robert Darwin. The History Press

-Milner, R. 1995. Diccionario de la Evolución. Bibliograf, S.A. España. 685 pp.

*Aproximadamente serían 45 libras al día de hoy (que en la época correspondía al salario por 3 días trabajo de un trabajador entrenado).

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 3,80 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here