¿Qué se sabe del nuevo virus Langya identificado en China?

0
imagen del nuevo virus Langya China
El virus Langya pertenece a la misma familia de los virus del sarampión, la papera y el virus respiratorio sincitial (Imagen: ECDC).
2 min. de lectura

 

En China, un total de 35 personas fueron diagnosticadas con un virus denominado Langya henipavirus (LayV). Este virus tiene origen animal y puede infectar a humanos, como es el caso del coronavirus SARS-CoV-2. Cuando un microorganismo se propaga de los animales a las personas se habla de una zoonosis.

LayV es un virus de RNA que pertenece a la familia Paramyxoviridae, la cual también incluye a los virus del sarampión, la papera y el virus respiratorio sincitial.

Un equipo internacional de científicos identificó el virus que, según reportaron, pudo haberse transmitido a los humanos a través de las musarañas, una especie de mamíferos muy parecida a los ratones. Los investigadores de China, Singapur y Australia publicaron su descubrimiento en The New England Journal of Medicine.

El virus fue detectado mediante un monitoreo de rutina en pacientes de 3 hospitales debido a que tenían posibles enfermedades zoonóticas entre 2018 y 2021. Todos los pacientes reclutados para el monitoreo presentaban fiebre. Los pacientes que dieron positivo para LayV presentaban desde neumonía grave hasta tos. Estos eran agricultores quienes habían reportado estar expuestos a un animal un mes antes de la aparición de los síntomas.

La primera persona identificada con el virus fue una mujer de 53 años, quien fue diagnosticada a partir de un frotis de garganta. Debido a eso, el virus recibió el nombre de donde la mujer es oriunda (Langya, en Shandong). Esto lo relató Linfa Wang, viróloga de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Singapur en asociación con la Universidad de Duke y coautora del artículo.

¿Cómo se llegó al origen animal?

Las musarañas, una especie muy pequeña de mamíferos parecidos a los ratones, son el posible origen del nuevo virus Langya (Foto: Wikimedia).
Las musarañas son mamíferos parecidos a los ratones pero no son roedores (Foto: Wikimedia).

Una vez que las personas fueron diagnosticadas con el virus, los investigadores se abocaron a la tarea de encontrar su posible origen animal. Para eso, analizaron muestras de cabras, perros, cerdos y ganado que se encontraban cerca de los lugares donde vivían los pacientes infectados, buscando anticuerpos contra LayV. Además, tomaron muestras de tejido y orina de 25 especies de pequeños animales salvajes para buscar la presencia de ARN LayV.

El hecho de que hayan señalado a las musarañas como reservorios del virus de los contagios se debió a los resultados obtenidos del análisis de las mencionadas muestras. Encontraron que el 27 % de las 262 musarañas muestreadas presentaron ARN viral de LayV; algunas pocas cabras y perros también dieron positivo al ARN del virus.

Los investigadores saben que el virus es capaz de transmitirse entre musarañas, pero no está claro cómo se infectaron las personas, ya sea directamente de las musarañas o por medio de un animal intermediario. Otra incógnita es las vías de transmisión entre musarañas.

Las 35 personas infectadas con el virus no presentaron relación entre ellas. Tras un seguimiento de los contactos de algunos de los infectados, no se encontró evidencia de que las personas transmitieran el virus.

Debido al escaso número de personas infectadas, los investigadores señalan que no se pueden sacar conclusiones definitivas. Incluso, si no existiese transmisión entre personas, cada vez que el contagio en estas sucede mediante animales, es muy probable que el virus tenga más y más oportunidades de adaptarse dentro de su nuevo huésped humano y volverse más capaz de transmitirse a otras personas, comentó uno de los coautores del trabajo.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

El síntoma más común entre las personas infectadas con LayV fue la fiebre, que se observó en todos los pacientes. Otros síntomas incluyeron fatiga, tos, dolores musculares, náuseas, dolor de cabeza y vómitos.

También se observó en algunas personas bajo número de glóbulos blancos y plaquetas en la sangre y una función alterada del hígado, así como una función alterada del riñón.

Ninguno de los pacientes del estudio murió a causa de una enfermedad causada por la infección por LayV. Pese a que el riesgo de fallecimiento parece ser bajo, debido a la cantidad de personas infectadas y analizadas, debemos ser prudentes con este tipo de inferencias.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,80 de 5)

Columnista y editora científica de Ciencia del Sur. MSc y PhD en Biología Parasitaria con énfasis en Biología Molecular aplicada a microorganismos por el Instituto Osvaldo Cruz (Fiocruz) de Río de Janeiro, Brasil. Fabiola obtuvo su licenciatura en Biología de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad Nacional de Asunción.

Realizó un posdoctorado en la Universidad de Bath (Inglaterra) y es colaboradora externa del Centro para el Desarrollo de la Investigación Cientifica.

Actualmente es Research Assistant en el Instituto Sanger de Cambridge, Reino Unido.

Compartir artículo:

Dejar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí