¿La viruela símica pone en alerta a la comunidad científica?

0
Lesiones de la viruela símica
Lesiones de viruela símica en una niña en Liberia (Wikimedia).
2 min. de lectura

 

La viruela símica o monkeypox está siendo detectada en múltiples países. Incluso ya existe un caso sospechoso en Paraguay. Este acontecimiento llama la atención de los científicos debido a que esta enfermedad se está detectando en poblaciones separadas unas de otras y, además, en lugares los que no suele ser detectada; es decir, países no endémicos para este virus.

Hasta la fecha, más de 120 casos han sido confirmados en todo el mundo, lo que lleva a la comunidad científica a enfocarse en encontrar explicaciones.

Es importante resaltar que la razón por la cual se llama monkeypox o viruela símica es porque fue detectada por primera vez en monos de laboratorio en 1958. Esto no significa que son los monos los que transmiten la enfermedad a los humanos; se cree que se transmite a las personas a través de animales salvajes, tales como ciertos roedores, además de personas infectadas. La infección por este virus ocurre usualmente en Africa, en donde se observan, en un año promedio, unos pocos miles de casos .

Los casos fuera de África se han limitado, anteriormente, a unos pocos asociados con viajes a África o con la importación de animales infectados. El número de casos detectados fuera de África, solo en la última semana, ya ha superado el número total detectado fuera del continente desde 1970, año en que se descubrió por primera vez que el virus causaba enfermedades en humanos, y es muy probable que el número siga aumentando. Esta rápida propagación es lo que tiene a los científicos en alerta máxima.

Sin embargo, aunque los científicos estén preocupados, no existen motivos para entrar en pánico. La viruela símica no se transmite muy fácilmente de persona a persona, y un punto muy importante es que, debido a que está relacionado con el virus de la viruela, ya existen tratamientos y vacunas disponibles para frenar su propagación.

La propagación de la viruela símica ocurre por medio del contacto cercano con fluidos corporales, tales como la saliva expulsada al toser. Recordemos que, por ejemplo, el SARS-CoV-2 se propaga a través de pequeñas gotas en el aire llamadas aerosoles, lo que hace que su transmisión de persona a persona sea mucho más fácil.

El hecho de que no se transmita por aerosoles (o al menos que no exista evidencia al respecto), significa que es probable que una persona con viruela símica infecte a muchos menos contactos. Además, afortunadamente, en una infección con la viruela símica, la mayoría de las personas se recupera en unas pocas semanas sin tratamiento.

Estudio del genoma completo del virus

Países donde es endémica la viruela símica
Países donde es endémica la viruela símica (Wikimedia).

El secuenciamiento del genoma completo del virus de la viruela símica, que pertenece a los brotes actuales, ya ha sido compartido en la comunidad científica. Actualmente existen alrededor de 30 secuencias disponibles para el análisis, lo que lleva a los especialistas a tener un panorama aceptable para analizar lo que está pasando.

Según el biólogo/físico Richard Neher, los poxvirus (grupo al cual pertenecen la viruela símica y la viruela humana) tienen bajas tasas evolutivas de alrededor de una mutación por genoma por año. Las secuencias de la viruela símica asociadas con el reciente brote, sin embargo, difieren en unas 40 mutaciones de los virus secuenciados hace 4 años. Según el especialista, “No sabemos qué hacen estas mutaciones. Es probable que la gran mayoría de ellas sean intrascendentes o perjudiciales para el virus, y no tenemos evidencia de adaptación viral”.

La viruela símica es causada por un virus de ADN relativamente grande, a diferencia del SARS-CoV-2, que es un virus de ARN de rápida evolución cuyas variantes han eludido regularmente la inmunidad de las vacunas y la infección previa. Debido a que los virus de ADN son más hábiles en la detección y reparación de mutaciones que los virus de ARN, su genoma se muestra más estable y por tanto es poco probable que el virus de la viruela símica haya mutado repentinamente para convertirse en experto en la transmisión de persona a persona.

La buena noticia es que no estamos indefensos frente a la viruela símica. Como precaución contra el bioterrorismo, algunos países mantienen un suministro de vacunas contra la viruela humana, la cual es efectiva también contra la viruela símica. Se cuenta además con un tratamiento antiviral, que se cree que es altamente efectivo contra el virus.

Es poco probable que se necesite vacunar a toda la población; sin embargo, los trabajadores de la salud probablemente usarían un método llamado «vacunación en anillo» para contener la propagación del virus: vacunar a los contactos cercanos de las personas que han sido infectadas con viruela símica para cortar cualquier ruta de transmisión.

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Columnista y editora científica de Ciencia del Sur. MSc y PhD en Biología Parasitaria con énfasis en Biología Molecular aplicada a microorganismos por el Instituto Osvaldo Cruz (Fiocruz) de Río de Janeiro, Brasil. Fabiola obtuvo su licenciatura en Biología de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad Nacional de Asunción.

Realizó un posdoctorado en la Universidad de Bath (Inglaterra) y es colaboradora externa del Centro para el Desarrollo de la Investigación Cientifica.

Actualmente es Research Assistant en el Instituto Sanger de Cambridge, Reino Unido.

Compartir artículo:

Dejar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí