5 min. de lectura

 

Para el Dr. Sebastián Alberto Grillo, matemático e investigador, Paraguay se juega su futuro al descuidar enormemente la educación matemática. Ve con incertidumbre la inversión en I+D en el país, a la vez de alertar sobre la existencia de los “investigadores Uber”.

Además, según su visión, hay muy pocas líneas de investigación en matemática aplicada y en matemática pura en el Paraguay. También ve con mucha preocupación la falta de renovación de las universidades paraguayas, que todavía ven como una rareza a la investigación y enfrentan problemas de endogamia académica.

En esta entrevista con Ciencia del Sur, el informático aboga por estandarizar exámenes y mejorar la enseñanza matemática a nivel nacional. Grillo es licenciado en matemática pura y máster en ciencias de la computación por la Universidad Nacional de Asunción (UNA). Tiene un doctorado en ciencias de la computación por la Universidad Federal de Río de Janeiro, Brasil y está categorizado en el Programa de Incentivo a los Investigadores (PRONII) nivel I del CONACYT.

Es coordinador de investigación en la Facultad de Ciencias y Tecnologías de la Universidad Autónoma de Asunción (UAA). Sus líneas de investigación incluyen, entre otras, a la matemática aplicada, la computación teórica y la inteligencia artificial.

El Premio Abel 2021 fue otorgado a Laszló Lovász y Avi Wigderson. Según la Academia Noruega de Ciencias y Letras, «por sus contribuciones fundamentales a la informática teórica y las matemáticas discretas, y su papel principal en darles forma en los campos centrales de las matemáticas modernas». De qué manera se relacionan esos campos con la computación paralela o la criptografía fueron temas que abordamos con el profesor.

El doctor Sebastián Grillo es investigador y actual coordinador de investigación en la Facultad de Ciencias y Tecnología de la UAA. (Gentileza)

-¿De qué trata la matemática discreta? ¿Cómo podemos entenderla?

Informalmente, es la matemática que estudia objetos conformados por conjuntos que se pueden contar, o también conjuntos donde los elementos están suficientemente «separados» entre sí; aunque tales conjuntos sean infinitos.

Ese tipo de matemática se contrapone a la matemática continua donde encontramos conjuntos con elementos tan «cercanos» como queramos.

Por ejemplo, los números enteros son entidades que estudiamos en matemática discreta porque podemos encontrar dos enteros entre los cuales no existe otro entero; en contraposición a los números reales que pertenecen a la matemática continua, pues entre dos números reales siempre existe algún otro número real.

-¿Cómo se relacionan las matemáticas discretas con la informática teórica?

Históricamente los modelos de computación han tendido a ser discretos y actualmente las computadoras realizan sus operaciones en bits que toman valores discretos de 0 o 1. Entonces nuestras computadoras solo pueden resolver problemas que pueden ser representados de forma discreta.

Muchos de nuestros problemas usan variables continuas y en ese caso debemos discretizarlas. Teoría de la computación es prácticamente la resolución de problemas formales de computación usando matemáticas.

La matemática es tan central para los teóricos de la computación, que por lo general no usan computadoras en sus investigaciones.

-Lovász y Widgerson, los ganadores del Premio Abel 2021, ¿convirtieron realmente a estas áreas en «campos centrales de las matemáticas modernas» como dijo el jurado que otorgó el galardón?

Sin duda sus trabajos han sido de gran impacto, pero también creo que varios otros investigadores han aportado sustancialmente a la creciente importancia del área. En mi opinión, la matemática discreta ha sido descuidada por el resto de la comunidad matemática a la hora de recibir reconocimientos.

Probablemente este galardón no solo es un premio a Lovász y Widgerson, sino también un reconocimiento a la importancia del área en general.

-¿Cuál es el papel de las estructuras discretas en las que se centraron sus trabajos?

Lovász es mayormente conocido por su trabajo en combinatoria, que es el área de la matemática discreta que se enfoca en la forma en que se relacionan los elementos de estructuras finitas, su conteo, optimización, etc.

Las estructuras discretas finitas más estudiadas son los grafos, que se componen básicamente de elementos que pueden conectarse a otros elementos como una red y suelen emplearse para modelar todo tipo de problemas prácticos y puramente teóricos.

Widgerson -en cambio- es más de computación, él se dedicó a estudiar las estructuras discretas que aparecen en problemas teóricos de computación como complejidad de algoritmos, computación paralela o criptografía.

-¿Qué importancia tienen esas investigaciones para el estudio de los algoritmos o temas como la criptografía?

La combinatoria es particularmente importante para el desarrollo de algoritmos eficientes, donde por ejemplo estructuras de datos basadas en grafos son frecuentes. Los algoritmos son prácticamente la lógica de los programas, si tu lógica no es buena tu programa no servirá.

Widgerson también tiene trabajos en criptografía. En sentido amplio, la criptografía moderna se dedica a buscar problemas que sean extremadamente costosos de resolver en términos de cómputo y a como codificar información usando tales problemas, de modo que para un extraño sea demasiado costoso acceder a esa información.

-¿Algunas de estas líneas -de los ganadores del Abel 2021- se trabajan actualmente en Sudamérica y particularmente en el Paraguay?

En Brasil donde hice posgrado, me enteré de varios grupos fuertes trabajando en combinatoria. No me relacioné mucho con investigadores de otros países de Sudamérica además de Brasil, pero ocasionalmente se ve gente de otros países sudamericanos trabajando en matemática discreta o computación teórica.

En Paraguay, hasta donde yo sé, los únicos profesores que trabajamos en computación teórica somos yo y Marcos Villagra (que es de la Universidad Nacional de Asunción).

-Entre otros, premios como Abel o la Medalla Fields, ¿incentivan a los matemáticos a hacer más investigaciones en diferentes áreas?

Esos premios vienen a ser equivalentes al premio Nobel, ya no se trata de un simple incentivo, sino de un reconocimiento a matemáticos consagrados como líderes en sus áreas.

En Sudamérica solo tenemos al Medalla Fields Artur Ávila que es de matemáticas continuas (sistemas dinámicos) e hizo parte de su carrera en Francia.

Laszló Lovász (izq.) y Avi Wigderson fueron los ganadores de la edición 2021 del Premio Abel. (Abel Prize)

-En materia de investigación en matemáticas, ¿cuál es la situación de nuestro país?

En Paraguay somos unos pocos trabajando en matemática aplicada y todavía menos gente trabajando en matemática pura. Si ser investigador es una desventaja a la hora de hacer carrera académica en Paraguay, investigar en matemática es peor aún porque cuesta más sacar publicaciones que las áreas menos formales.

En Paraguay, el investigador en matemáticas es un bicho raro, mientras que en otros países ser investigador en matemáticas es requisito para cargos permanentes como profesor universitario de cátedras en matemáticas.

-Las líneas de investigación que usted tiene, ¿pueden consolidarse en Paraguay?

Aún teniendo a CONACYT, veo un futuro incierto, tanto para mi área como para otras áreas con sus propios pioneros recién llegados al país.

El problema de fondo es que la academia paraguaya promueve un perfil de profesor que es una máquina de enseñar, que es «taxi» entre centros educativos por la búsqueda de un salario decente. Mientras que el investigador es como una raza aparte al que recurre para cuestiones puntuales.

Ese modelo produce ciencia casi marginal en relación a otros países, no es escalable y además hace que la carrera de investigador sea precaria. Con esto no quiero decir que CONACYT no ayuda a los investigadores, sino que las universidades ayudan muy poco a CONACYT para cumplir su misión.

Si teníamos profesores «taxi», ahora también tenemos investigadores «uber». Pese a todo, nuestra pequeñísima comunidad de investigadores matemáticos publica en las mismas revistas que investigadores del primer mundo, pero con recursos bajos incluso para estándares regionales.

-¿Y en cuanto a la enseñanza? Tanto en el colegio como en la universidad, ¿deben mejorar los programas y didáctica de las matemáticas?

En cuanto a educación primaria y secundaria cada vez invertimos más dinero pero obtenemos peores resultados. En mi opinión necesitamos exámenes estandarizados para evaluar el nivel de aprendizaje de los estudiantes al salir del colegio, como el SAT que se aplica en Estados Unidos. No se puede resolver un problema tan complejo sin una evaluación adecuada. Los chicos arrastran muchos problemas cuando desean continuar sus estudios terciarios.

Después vemos que las universidades paraguayas no se renuevan por su endogamia académica, porque no premian a los profesores que salen afuera y vuelven para traer nuevo conocimiento al país.

Además, agregaría que los profesores de matemática de todos los niveles deberían estar mejor formados en cuanto a las aplicaciones de la matemática, para dar una motivación extra a los estudiantes que terminan creyendo que el álgebra solo sirve para dar trabajo a los profesores de matemática.

También hace falta más orientación de cómo tu formación matemática puede definir tu carrera, la matemática es esencial para acceder a las carreras «STEM», que son consideradas estratégicas para el desarrollo de un país. En definitiva, nos estamos jugando el futuro al dejar la educación matemática en un estado tan descuidado.

citation_spanish

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, promedio: 4,75 de 5)
Compartir artículo:

1 Comentario

  1. Cuántos trabajos publicados tiene en revistas indexadas de nivel internacional. Por el cargo que ocupa tiene que tener aproximadamente cien o cinco por año de investigador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here