manifestación por la ciencia en paraguay
En diciembre de 2019, investigadores de varias áreas e instituciones se manifestaron por primera vez en Paraguay frente al Conacyt, exigiendo un Consejo con gente idónea. (Ciencia del Sur)
1 min. de lectura

 

Recientemente, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) creó una Comisión Revisora de Proyectos, con la cual los propios consejeros revisarán y hasta reevaluarán proyectos adjudicados a la comunidad científica paraguaya. La ADICIP denunció que existe intromisión sectorial y que gente no idónea conforma la comisión ad hoc.

No estoy seguro si es una intromisión sectorial o simple ignorancia de los mecanismos internacionales definidos por la comunidad de científicos para evaluar trabajos de investigación. En cualquiera de los casos, es inapropiado el gesto de crear una Comisión Revisora de Proyectos, considerando que la mayoría de los miembros del consejo no tiene capacidad formativa para dicha evaluación.

La creación de una comisión ad hoc que revisara nuevamente las propuestas, una vez aprobadas por los pares, no era necesaria ni tiene sustento. Ahora, los miembros del Consejo tienen que evaluar los proyectos de investigación y desarrollo. No es función de los consejeros tal emprendimiento. Están los reglamentos que determinan cuál es el proceso evaluativo y quiénes son los indicados para hacerlo.

Los consejeros están ignorando las evaluaciones de los especialistas y la misión fundamental de los pares, que están encargados -como perros cancerberos designados por su comunidad- de velar por la integridad del paradigma científico disciplinar. Pueden errar, por supuesto, pero no sería un grupo no científico quien señale sus errores, sino otros científicos.

Un mal menor de estos consejeros, que se atrevieron a incursionar en territorio desconocido, sería hacer revisar todos los trabajos por otros pares científicos seleccionados no por ellos, sino por la organización de práctica académica. Digo todos porque la revisión ante la duda de los pares debe ir dirigida no solo a aquellos títulos que causaron irritación ideológica.  

Hay una regresión, absolutamente. Esta nueva Comisión Revisora representa un retroceso ante los pocos avances difícilmente logrados contra viento y marea en la ciencia y tecnología de Paraguay.

Más que renovar, hoy se debe urgentemente reestructurar el Conacyt, que tiene que estar compuesto en su totalidad por profesionales demostrados del área científica. Este consejo actual polihíbrido o multicefálico cumplió su misión fundacional e histórica y debe ser reemplazado completamente.

Suficientemente difícil será equilibrar las heterogéneas disciplinas consideradas como pertenecientes al  ámbito de la ciencia, considerando que en un país democrático todas deben estar representadas.

Hay que sortear confusiones y equivocaciones, como mal entender lo académico (docente) como lo científico y representar erróneamente a miembros administrativos de las universidades, que no tienen vivencias ni producción personal en la investigación. Quizás esté opinando prematuramente, pero si ocurriera la necesaria revolución en el Consejo, estoy anticipando un futuro problema.

El Conacyt debe reestructurarse de manera urgente y estar conformado por gente que sepa de ciencia y tecnología. (Ciencia del Sur)

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, promedio: 5,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here