El nanosatélite Guaranisat-1 fue puesto en órbita en marzo de 2021 por el astronauta japonés Soichi Noguchi. (JAXA)
5 min. de lectura

 

Desde 1969 a 2019, el gobierno del Japón becó a más de 4.000 paraguayos en diversos cursos de entrenamiento técnico, pero también de posgrados, según la embajadora del país asiático en Paraguay, Yoshie Nakatani-Otsuka. La diplomática aseguró que la puesta en órbita del nanosatélite GuaraniSat-1 inspira a niños y jóvenes paraguayos para acercarse a la ciencia e ingeniería espacial.

El papel que tuvo Japón en la construcción del primer microsatélite paraguayo fue determinante. Con su experiencia en el desarrollo de los CubeSats logró que el Paraguay pueda formar parte de la comunidad internacional de la investigación y desarrollo aeroespacial, a partir de este año.

En esta entrevista con Ciencia del Sur, Nakatami-Otsuka, de Hiroshima, habló también de cómo la ciencia es clave para la existencia de su país. Es licenciada en filología española y relaciones internacionales por la Universidad de Estudios Extranjeros de Tokio, Japón. Tiene un diplomado en relaciones internacionales por la Escuela Diplomática de España.

Inició su carrera diplomática en 1983. Durante su paso por la Embajada del Japón en los Estados Unidos fue directora adjunta del Centro de Información y Cultura del Japón. También fue representante de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) en Japón de 2009 a 2013. De 2018 a 2020 se desempeñó como directora de la División de Pescas del Ministerio de Asuntos Exteriores del Japón.

No es la primera vez que está en Paraguay. En 2006, como Encargada de Paraguay, tuvo a su cargo la coordinación de la visita de altas autoridades del Japón a nuestro país para los actos conmemorativos del 70° Aniversario de la Inmigración Japonesa.

-¿Cuál fue el papel de Japón en la creación del satélite Guaranisat-1?

El satélite GuaraniSat-1 fue diseñado a través del Programa BIRDS, organizado por el Instituto Tecnológico de Kyushu, Japón. El Programa BIRDS es un proyecto multinacional que apoya a la formación de ingenieros aeroespaciales de países en vías de desarrollo y el Paraguay ha participado en esta iniciativa a través del convenio entre la Agencia Espacial del Paraguay y el Instituto Tecnológico de Kyushu.

En el marco de dicha cooperación, el instituto ha otorgado becas de posgrado a dos ingenieros paraguayos quienes han producido el GuaraniSat -1.

La embajadora Yoshie Nakatani estudió filología española y relaciones internacionales. (Embajada del Japón en Paraguay)

-¿Cómo ayudó la Embajada para que se concretara el proyecto de satélite?

El Gobierno de Japón ha contribuido al proyecto con el otorgamiento de becas a través de la JICA y por la operación del Módulo de Experimentos Japonés (JEM) KIBO de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA). Desde ahí un astronauta japonés puso el GuaraniSat-1 en órbita.

Por cierto, el nombre del módulo KIBO significa esperanza en español. Creo que ese nombre es como un anuncio del futuro esperanzador que posee el Paraguay en el desarrollo del área espacial. Lindo nombre, ¿verdad?

-Usted había dicho que el nanosatélite era pequeño, pero que tenía mucha potencia. ¿Por qué considera que la tecnología japonesa se destaca en el mundo?

Japón no cuenta con recursos naturales y los únicos recursos abundantes han sido los recursos humanos. Como resultado de la educación y de la formación de recursos humanos por largos años, se ha convertido en un país de numerosas empresas con tecnología de punta y han surgido notables científicos galardonados con el Premio Nobel en ciencias y medicina, que reciben alto reconocimiento de la comunidad internacional.

Históricamente, después de casi 200 años de aislamiento nacional, en el final del siglo XIX, el desarrollo de la ciencia y la tecnología era indispensable para alcanzar el nivel de los países occidentales industrializados.

Cabe destacar también que, después de la derrota e inmensa pérdida de vidas y recursos tangibles y no tangibles en la Segunda Guerra Mundial en 1945, Japón se ha convertido en la segunda economía más grande del mundo en 1968 gracias a la diligencia del pueblo y el desarrollo de la tecnología, que se recuerda como el “milagro japonés”.

-También afirmó que hay que mirar al futuro. ¿Considera que Paraguay puede mirar al futuro a través de la ciencia y tecnología?

Lo que quiero decir es que el GuaraniSat-1 es el primer paso. Luego, seguirán el GuaraniSat 2 y 3. Estoy convencida de que los ingenieros paraguayos que produjeron el primer satélite paraguayo demuestran que todo sueño puede ser realidad, y con ello, incentivan a esforzarse en el estudio a niños y jóvenes que anhelan ser ingenieros espaciales o científicos.

-Según cifras de la OECD (2015, 2017), Japón invierte alrededor del 3,5 % del PIB en investigación y desarrollo. Una de las cifras más altas del mundo. ¿Por qué es importante para Japón la ciencia?

La ciencia es la clave para mejorar la calidad de vida de la población. Por ejemplo, los datos que se reciben de los satélites contribuyen a la expansión de la producción agrícola, a la vigilancia del brote de la pandemia, al fortalecimiento de la resiliencia territorial, a la mitigación de desastres naturales y a la lucha contra actos criminales.

Hoy en día más de 80 países poseen satélites. Pero son limitados los países que pueden desarrollar, lanzar y operar los satélites por sí mismos. Japón es el cuarto país que obtuvo esta capacidad y es el único país de Asia que participa en el Plan de la Estación Espacial Internacional.

Atrae el interés de muchos países, el nivel científico y tecnológico del Japón y sus proyectos innovadores comprobados con los consecutivos éxitos de Hayabusa y Hayabusa2.

Varios nanosatélites fueron lanzados el 14 de marzo desde la Estación Espacial Internacional. (Soichi Noguchi, JAXA)

-Pero también hay otras visiones. Hace un tiempo, el Dr. Takaaki Kajita, Premio Nobel de Física, le decía a Ciencia del Sur que la ciencia japonesa estaba pasando por un momento difícil. Manifestó que había disminuido el apoyo del Gobierno japonés. Sobre todo a los jóvenes investigadores. ¿Esta situación sigue igual o mejoró? ¿Hubo recortes a la ciencia japonesa en los últimos años?

Según los datos publicados por la Oficina del Gabinete del Japón, el presupuesto asignado a la ciencia y tecnología ha mantenido casi el mismo nivel en últimos 20 años.

El de 2019 fue 1,5 veces más grande que el del 2000. Sin embargo, con motivo de promover más los proyectos de investigación se colocaron mayores subsidios a los proyectos que a la administración, lo que afecta a emplear a nuevos investigadores jóvenes.

Es un desafío promover la cooperación entre el Gobierno, el sector privado y las universidades (la academia) para motivar a los estudiantes a seguir cursos de posgrado y a los investigadores e ingenieros jóvenes a seguir la investigación.

-El Gobierno de Japón había donado también el equipo para el primer planetario de Asunción y el primer observatorio astronómica del Paraguay. ¿En qué otras áreas de ciencia, tecnología y educación ayudó su país al Paraguay en los últimos años?

En el ámbito de la educación, el gobierno del Japón ha realizado numerosos proyectos comunitarios como la construcción de nuevas aulas. Además, el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología del Japón otorga anualmente becas a jóvenes paraguayos para cursar estudios de alto nivel académico en el Japón.

Respecto a la formación de recursos humanos, en el Paraguay el Centro Tecnológico de Formación Profesional – Paraguay Japón del Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP) funciona como centro modelo para realizar la carrera de técnico superior y generar mano de obra calificada.

-¿Se tiene una cifra exacta de cuántos paraguayos fueron a estudiar al Japón becados por el Gobierno japonés?

Desde el año 1969 hasta el presente, el Gobierno del Japón viene otorgando anualmente 4 tipos de becas completas a los ciudadanos paraguayos para cursar estudios de alto nivel académico en prestigiosas universidades e institutos superiores del Japón.

Los cuatro tipos de becas son: entrenamiento didáctico, posgrado, curso universitario y entrenamiento técnico. Aún con esta pandemia, no se ha interrumpido el proceso de selección y felizmente, cuatro nuevos becarios paraguayos han viajado al Japón el año pasado y estamos en pleno proceso para enviar nuevos becarios este año.

Hasta el presente un total de 182 paraguayos han viajado al Japón haciendo usufructo de estas becas. Por otra parte, más de 4.000 paraguayos han sido becados por el Gobierno del Japón para participar en diversos cursos organizados por la JICA (Agencia de la Cooperación Internacional del Japón) desde 1959 al 2019.

-¿Hay otros planes de colaboración o cooperación entre Japón y Paraguay en materia de ciencia y tecnología para el futuro?

En enero pasado tuvo lugar una histórica visita, la del canciller Toshimitsu Motegi, que constituyó la primera visita al Paraguay de un Ministro de Asuntos Exteriores del Japón, en el contexto bilateral.

Los cancilleres de ambos países acordaron en cooperar coordinadamente en diversos campos tales como infraestructura, salud, educación, ciencia y tecnología de punta como la ingeniería espacial y destacaron la importancia del proyecto GuaraniSat-1.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here