Asunción, la capital con mayor diversidad de aves nativas 

1
Mbigua, aves en Asunción
El sitio más diverso en aves es la Bahía de Asunción con especies como el mbigua o Nannopterum brasilianum (Foto: Rebeca Irala)
4 min. de lectura

 

Muchos recordarán que Asunción fue declarada Capital Verde de Iberoamérica en el marco de la XVI Asamblea Plenaria de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) hace ya 8 años. Guyra Paraguay realizó la justificación técnica que consolida el conocimiento biológico de Asunción, capital de Paraguay. 

Los valores de riqueza de especies fueron contundentes: una rica biodiversidad conocida de vertebrados e invertebrados y con rarezas como las migraciones de aves y libélulas, la presencia de esponjas y camarones dulceacuícolas y una alta abundancia de especies vegetales nativas. Esta riqueza de especies responde a una confluencia de ecorregiones en Asunción.

Asunción contaba hasta 2014 con 355 especies de aves registradas, que correspondía al 49% del total de las 715 especies del país. Es decir, casi la mitad de la avifauna paraguaya había sido vista en Asunción para entonces. Sin embargo, gracias al avance del número de observadores, el incremento de las salidas y la posibilidad de compartir información, hoy en día la plataforma eBird alberga 381 especies, un incremento de poco más del 7 % gracias a más de 6 mil listas completas y 315 observadores de aves en 38 sitios de interés. 

¿Dónde ver aves en Asunción?

bahía de Asunción
La bahía de Asunción alberga la mayor diversidad de aves observadas (Foto: MADES).

En orden decreciente de importancia, estos sitios para ver aves en Asunción son: la Bahía de Asunción (con más del 93% de las listas), el Parque Guasu Metropolitano (con más del 80% de las listas), el Jardín Botánico, la Costanera, las lagunas del Banco San Miguel y el Parque Solidaridad, entre otros.

Los sitios más diversos en aves son la Bahía de Asunción con más de 290 especies, mayormente de ambientes acuáticos y de pastizales, y el Jardín Botánico con 160 especies, donde se incluyen también aves de bosques. La Bahía de Asunción alberga especies de aves acuáticas y de pastizal, ya que contiene estos ambientes y sus transiciones y recibe la visita de especies migratorias, algunas de las cuales utilizan los bancos de arena y las zonas de aguas someras, como algunas especies de playeritos. El Jardín Botánico alberga especies de áreas abiertas y de bosque, en su mayoría residentes durante todo el año.

Aves en Asunción: Butorides striatus
Butorides striatus o garcita azulada (Foto: Alberto Yanosky).

Si uno mirase desde el aire, uno podría ver una ciudad con mucho verde; hay zonas de parques, plazas y hasta reservas que permiten albergar esa rica biodiversidad. Estos espacios verdes deberían estar interconectados. Hoy sabemos que los fragmentos de vegetación nativa con escasa o nula conexión con otros fragmentos están destinados a la extinción. Los corredores biológicos o de conservación son elementos claves en ese paisaje asunceno, y se debería promover la existencia, mantenimiento y mejoramiento de los espacios naturales. 

Ahora bien, es fácil decir qué es lo que se tiene que hacer y cargar la responsabilidad al sector privado. Esto debería estar acompañado de una política municipal que premie y dé beneficios a quien tiene ambientes naturales. Este concepto, desde el punto de vista de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, podría albergarse dentro de lo que conocemos como belleza escénica.

Lo que hace única a Asunción

Gua'a Pyta, aves en Asunción
Gua’a pytã, el papagayo o guacamayo rojo, Ara chloropterus, visto en Asunción (Foto: Tatiana Galluppi).

Es importante recordar que Asunción tiene otra característica no vista en muchas otras ciudades: su vegetación nativa. Nos encontramos con árboles y arbustos que, si bien fueron plantados (integrados al paisaje), son elementos que se encontraban en la naturaleza, en sus comunidades naturales, como por ejemplo los tajy o lapachos. 

La vegetación nativa permite la presencia de varias especies de aves, ya que les otorga lo que necesitan: alimento, refugio y sitio para su reproducción. Muchos de los árboles y arbustos que traemos de otros lugares —y no exclusivamente de otros países, sino de otros ambientes— podrán ser bellos y ornamentalmente vistosos, pero no dan oportunidad a la fauna nativa de mantener poblaciones saludables, y con ello vamos perdiendo riqueza. Solo algunas especies muy plásticas y oportunistas serán las que utilicen estos árboles que venimos integrando desatinadamente al paisaje natural.

Uno de los aspectos que debemos resaltar de Asunción, una ciudad con muchas deudas para la ciudadanía, es su naturaleza única, un aporte poco valorado. 

Aves en Asunción: Pepitero gris (Saltator caerulescens) Barrio Villa Aurelia
Pepitero gris (Saltator caerulescens) registrado en el barrio Villa Aurelia de Asunción (Foto: Tatiana Galluppi).

En aquel entonces, cuando el mundo reconoció la riqueza de biodiversidad de Asunción, el único análisis técnico nos mostraba que la ciudad con mayor cantidad de especies de aves era Singapur con 368, de las cuales 347 eran especies nativas y 21 exóticas. En Asunción solo dos de las 355 especies en ese entonces eran exóticas, dejando a 352 especies nativas de aves en Asunción, superando así a ciudades como La Paz (Bolivia), Melbourne (Australia) y Porto Alegre (Brasil). 

Desde esa publicación, no hemos visto desde el punto de vista turístico una debida promoción de la ciudad capital que alberga la mayor diversidad de aves nativas en el planeta, una oportunidad que venimos perdiendo por falta de una comunicación pertinente. Y al no comunicar, la gente no sabe, y si no sabe, no valora. Entonces, a pesar de los muchos reglamentos y disposiciones, seguimos continuamente perdiendo árboles y arbustos que conforman la base a nivel de comunidades naturales para la riqueza de aves de Asunción.

La urgencia de una ecología urbana interdisciplinaria

bahía de Asunción
La bahía de Asunción alberga importantes humedales (Foto: Guyra Paraguay).

Otra deficiencia es nuestro mayor enfoque en el bosque o bosquecillo, olvidándonos de cuán importantes son los humedales y los pastizales. Así, persisten prácticas inapropiadas para secar humedales y de cortar el césped al ras para evitar los pastos altos. Cuando realizamos estas actividades sobre estos ambientes, exterminamos no solo la vegetación que los caracteriza sino que removemos toda posibilidad para que la fauna asociada, y en particular las aves, puedan existir.

La ecología urbana es una disciplina creciente que, debido a la mayor urbanización del planeta, cada vez presenta mayores desafíos. La ecología urbana debe ser uno de los pilares del conocimiento en Asunción, y entre ellos varios desafíos, como saber qué plantar con fines multipropósitos, cómo mantener parches de diferentes ambientes para enriquecer la biodiversidad, entre otros. 

La ecología urbana asuncena debería basar su estudio en las interrelaciones entre los habitantes de la ciudad y su área metropolitana y sus múltiples interacciones con el ambiente. En esta disciplina hay espacio no solo para el campo teórico con la formación, conceptos y teorías de la ecología tradicional, sino también con las interrelaciones con otras disciplinas como biología, urbanismo,  economía, sociología, antropología, geografía, ingeniería, derecho e historia. 

Lea más: Cómo observar y comunicar sobre aves: taller de aviturismo en Asunción


La
arquitectura del paisaje debe fortalecer estos conocimientos, sean del ámbito de la ecología o de la arquitectura, para asegurar mantener una alta diversidad de aves en Asunción. Las humanidades deben fortalecer nuestra cultura humana en relación con las aves y rescatar el conocimiento de los pueblos originarios. La economía debería poder estudiar el beneficio que nos generan las aves en Asunción. Tenemos varios frentes pendientes y vírgenes.

Este importante campo de desarrollo nos impone un enorme desafío de conocimiento para continuar investigando el estado actual de las aves en Asunción, hacer seguimiento a sus poblaciones y tomar las medidas necesarias para asegurar que la riqueza se mantenga, que las especies con grados de amenaza se encuentren debidamente protegidas y que las aves comunes sigan siendo comunes. 

Este es el enorme desafío de la ecología urbana en la ciudad capital de la República del Paraguay, con sus indicadores biológicos y de procesos, que todos deberíamos adoptar y comenzar a dar seguimiento.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)

Columnista de biología y políticas científicas de Ciencia del Sur. Ex director ejecutivo de Guyra Paraguay. Es un reconocido biólogo y conservacionista y uno de los biólogos más productivos de Paraguay. Tiene un doctorado en ciencias biológicas por la Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina. Actualmente, es investigador PRONII del Conacyt. Recibió varios premios y reconocimientos en Paraguay y otros países.

Compartir artículo:

1 COMENTARIO

  1. Buenos dias Alberto,

    Felicitaciones por este articulo.
    Es tan importante el trabajo que hacen para proteger nuestra naturaleza.

    Atentamente,
    Lorena
    (estudiante paraguaya Master de Sustentabilidad en Australia)

Dejar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí