4 min. de lectura

 

Hagamos una imagen mental de la eclíptica, la cual podemos definir como el camino que recorre la Tierra alrededor del Sol, es casi una circunferencia que tiene en números redondos un radio de 150 millones de km (1 unidad astronómica), en el centro de dicha circunferencia se encuentra nuestra estrella.

El planeta Tierra completa su órbita en torno al Sol en aproximadamente 365 días. La eclíptica dibuja en el espacio un enorme plano al cual llamamos Plano de la eclíptica. Si tomamos como referencia nuestro punto de vista desde la Tierra, vemos que el Sol se mueve aparentemente por el cielo siguiendo la eclíptica, día a día a lo largo de todo el año va cambiando de posición con respecto a las estrellas.

Volvamos a usar nuestra imaginación y ahora creemos en nuestra mente una proyección de la línea del ecuador, extendamos enormemente hacia el espacio la circunferencia que forma la línea del ecuador, la proyección de esta línea determina un plano al cual llamamos plano del ecuador o plano fundamental.

Si nos ayudamos con un gráfico que nos permita ver ambos planos veremos que los 2 se interceptan. El plano del ecuador toca o corta a la línea de la eclíptica en 2 puntos específicos y diametralmente opuestos, determinando exactamente en qué lugar de la órbita terrestre y en qué momento del año ocurren los equinoccios.

Dicho de otra manera, los equinoccios se dan en los puntos en que la órbita terrestre coincide con el plano del ecuador.

Ya hemos comentado que el Sol tiene un movimiento aparente en el firmamento durante el año, nuestra estrella parece seguir un camino en el cielo, en verdad ese camino es la órbita terrestre. Por lo tanto cuando el Sol alcanza la proyección de la línea del ecuador en la bóveda celeste en fechas cercanas al 21 de septiembre, nuestra estrella cruza del hemisferio norte al hemisferio sur y se da inicio a la primavera (otoño en el hemisferio norte).

Seis meses después en fechas cercanas al 21 de marzo, el Sol vuelve a pasar por la proyección celeste de la línea del ecuador, esta vez el sentido de su movimiento es de sur a norte, así se da comienzo al otoño en nuestras latitudes y a la primavera en el hemisferio septentrional.

Cuando el día dura igual que la noche

La palabra equinoccio deriva del vocablo en latín “aequinoctium” que significa igualdad del día y la noche, indicando que la duración de las horas de luz solar es igual a la duración de la noche. Para tener una idea de por qué se igualan las horas de luz y las de oscuridad durante los equinoccios hay que tener en cuenta el hecho de que el eje de giro de nuestro planeta está inclinado con respecto al plano de la eclíptica 23 grados y medio.

El movimiento de traslación terrestre mas la inclinación de su eje es lo que da origen a las estaciones. Durante el verano boreal, el polo norte del planeta está inclinado hacia el Sol, el polo norte esta «más cerca» del Sol solemos decir (ojo es solo un decir). Seis meses después la situación se invierte y es el polo sur el que está inclinado hacia el Sol, produciéndose el verano austral.

En los equinoccios se da una situación intermedia, los polos no están inclinados hacia el Sol y la luz de nuestra estrella llega de forma perpendicular hasta la Tierra, lo cual da origen a que el día y la noche tengan casi casi la misma duración. Durante los veranos las horas de luz superan a las horas de oscuridad, situación que se invierte en los inviernos, en los meses fríos las noches son más largas que los días.

Los puntos de la órbita terrestre donde se dan los equinoccios tienen nombres propios. Se denomina Primer Punto de Libra al lugar por el cual el Sol pasa del hemisferio norte celeste al hemisferio sur celeste, marcando la primavera para nosotros . Hace unos 2000 años cuando los primeros astrónomos iniciaron sus observaciones, el Sol visto desde la Tierra parecía estar en al constelación de Libra al momento del equinoccio de septiembre, pero debido al movimiento de precesión de los equinoccios este punto se ha desplazado hasta la constelación de Virgo.

El punto diametralmente opuesto al Primer Punto de Libra es el Primer Punto de Aries, que es el punto de la eclíptica donde el Sol pasa de nuestro hemisferio al hemisferio norte dando inicio al otoño austral y a la primavera boreal.

El movimiento de precesión de los equinoccios se puede comparar el bamboleo que experimenta un trompo al perder velocidad de giro, lo mismo le ocurre a nuestro planeta y a su eje. Como consecuencia de la precesión, el eje de giro del polo norte cambia lentamente y se desvía de la famosa estrella Polaris (la estrella que ahora marca el norte verdadero).

La precesión también hace que cambien de posición los puntos Libra y Aries, estos se mueven aproximadamente 1 grado cada 72 años y no se asuste el lector, pero su signo zodiacal, el que le asignaron al nacer «no es el correcto», todos los signos están desplazados de su posición original a causa de la precesión, cosa que los astrólogos aún no descubrieron y que no toman en cuenta para sus falsos horóscopos y cartas astrales.

Los equinoccios son eventos astronómicos naturales, no revisten peligro alguno, pero en fechas próximas a estos eventos, las empresas que proveen de señales satelitales que tiene su origen en satélites geostacionarios ubicados sobre el ecuador suelen advertir a sus usuarios sobre pérdidas de señal o de defectos en dichas señales. Estos pequeños problemas se deben a que el las antenas de los satélites se alinean con el Sol durante los equinoccios, haciendo que nuestra estrella cause interferencias de distintas clases y afecten el correcto funcionamiento de las antenas de los satélites.

Este año el equinoccio de septiembre ocurrirá el día 23 a las 03:51 hora paraguaya (-4 UT), el Sol cruzará la línea del ecuador celeste cerca de la isla de Victoria que pertenecen a la República de las Seychelles en el océano Índico. En ese punto la Tierra se mueve a 1670,2 km/h.

En el Paraguay la salida de Sol se dará a las 05:39, nuestra estrella saldrá exactamente por el este geográfico verdadero y se pondrá a 1 grado menos del oeste verdadero a las 17:46. Tendremos 12:07:38 horas de luz diurna, recuerden que durante los equinoccios el día y la noche casi casi duran lo mismo.

A partir del equinoccio, la duración del día irá aumentando lentamente, hasta que llegue el solsticio de diciembre, fecha en la cual tendremos el día más largo y la noche más corta del año, repitiéndose el ciclo sin fin de las estaciones.

Muy feliz equinoccio para todos.

El plano galáctico y la eclíptica. (Wikicommons)

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here