Las autoridades paraguayas deben conocer los estudios científicos que existen sobre los cambios de horario. (Ciencia del Sur)
4 min. de lectura

Con cierta repetición suele leerse en los medios de prensa la propuesta de utilizar un único huso horario durante todo el año en el Paraguay. La elección favorece al llamado «horario de verano», pero por lo general no queda claro las razones por las que se prefiere dicho huso horario.

Hagamos un breve repaso de los husos y la manera en que medimos el aparente paso del tiempo. El tiempo universal es un estándar por el cual nuestra civilización regula la medición del tiempo. El Tiempo Universal Coordinado (UTC) es la manera actual de referirnos a lo que llamábamos Tiempo Medio de Greenwich o GMT.

Históricamente, los husos horarios iniciaban en el antiguo observatorio astronómico de Greenwich y a partir de ahí por cada 15 grados de longitud se suma o se resta una hora al reloj local de cada país.

A pesar de que un muy reducido grupo de seres humanos mantiene contra toda la evidencia que nuestro planeta es plano, el sistema de los husos horarios se basa en que la Tierra es una esfera que completa una rotación sobre su propio eje aproximadamente en veinticuatro horas.

Entonces cada hora, un punto sobre la superficie terrestre avanza 15 grados en dirección este, volviendo a su punto de partida en lo que llamamos un día. Si usamos el Sol para graficar este evento -durante el medio día de Londres- nuestra estrella se encontraría en el punto más elevado de la bóveda celeste británica. Cuatro horas después ,y gracias a la rotación de la Tierra, el Sol estaría unos 60 grados al oeste, siendo en Paraguay medio día ya que la longitud de nuestro país está cerca de los 58 grados de longitud oeste.

Resumiendo, un huso horario es una sección del globo terrestre de unos 15 grados de ancho dentro de cuya superficie se comparte la misma hora.

¿Qué huso horario le corresponde a Paraguay?

Nuestro país está aproximadamente a unos 58 grados de longitud oeste, por lo tanto, si partimos de Greenwich y por cada 15 grados cambiamos de huso horario tendríamos que Paraguay está a -4 UTC.

La posición geográfica del Paraguay es tal que el huso horario que le corresponde es -4, es el huso horario que mejor se adapta a la salida y puesta del Sol. Este huso es el que está vigente durante parte del otoño y el invierno, el mal llamado «horario de invierno».

En caso de fijar un huso horario para todo el año, ¿cuál deberíamos usar? Independientemente a la hora, sabemos que debido al eje de inclinación de la Tierra y al lugar de la órbita que ocupa en determinado momento (habría que agregar la posición geográfica también), las horas de luz y oscuridad varían a lo largo de todo el año.

En invierno el Sol sale más tarde y se pone más temprano, en verano ocurre lo contrario. Amanece mucho más pronto y oscurece más tarde. El día de invierno tenemos unas 10 horas y media de luz diurna y en el solsticio de verano gozamos de 13 horas y 40 minutos de luz del Sol.

Supongamos que elegimos usar durante todo el año el huso horario que nos corresponde, o sea -4 UTC. Aquí no hay mucho que explicar porque es el huso que está en vigencia, no hay mayormente problemas entre la hora que amanece y el inicio de nuestras tareas.

Esta situación irá variando a medida que el verano se vaya aproximando, cada día amanecerá un poco más temprano llegando a su punto máximo el día del solsticio que sería alrededor del 21 de diciembre. En esa fecha con el huso -4 el Sol saldría a las 04:57.

Si en cambio, hacemos que el horario de verano (-3 UTC) se mantenga durante todo el año, en invierno el Sol saldría a las 07:35 de la mañana. Se podría decir que amanece ya muy tarde con respecto a la hora que usamos.

La posición geográfica del Paraguay muestra que el huso horario que le corresponde es -4. (NIST.gov)

Sin cambio de huso horario a lo largo de todo el año, tenemos que con -3 en invierno el Sol ya sale un poco tarde y con huso -4 al llegar el verano la salida del Sol se daría un poco temprano.

Evaluando ambas propuestas podemos analizar mejor. Que el Sol salga a las 07:35 implica que mucha de la fuerza laboral y estudiantil a esa hora ya está en plena actividad, por lo tanto tendrían que haber dejado sus hogares mucho antes de la salida del Sol, esa sería tal vez una desventaja con respecto al horario -4 UTC.

Teniendo en cuenta esta pequeña desventaja entre ambos horarios, sería preferible elegir el huso -4 UTC para todo el año, es el que se ajusta a nuestra posición geográfica y por lo tanto a nuestro ciclo de sueño/vigilia. Evitaríamos también hacer el incómodo adelanto de los relojes en verano, que siempre provoca un malestar debido a la reducción del tiempo de sueño.

En opinión de mucha gente el huso horario -3 u horario de verano es mejor. Las personas suelen justificar esto diciendo que al salir del trabajo aún hay luz diurna y pueden realizar otras tareas, “oscurece más tarde” es la opinión más común.

Con respecto a este punto debemos afirmar que las horas de luz y oscuridad no se deben al huso horario, o dicho de otra forma, el que adelantemos o atrasemos relojes no nos permitirá tener luz al salir del trabajo.

Si viviéramos sobre la línea del Ecuador el día y la noche tendrían siempre la misma duración. En Paraguay con una latitud sur de 25 grados tenemos los días más largos en diciembre y los días más cortos en junio.

En localidades extremas al norte o sur del planeta, existen poblaciones que no ven el Sol por casi 6 meses, para ellos sería inútil adelantar o atrasar relojes, claramente en esto se ve que el cambio de hora no hace que al salir del trabajo aun tengas un fulgurante Sol que te permita realizar tus actividades.

Otro argumento para el cambio de huso es el consumo eléctrico. Décadas atrás se argüía que las personas iniciaban sus actividades mucho antes que salga el Sol, por lo tanto, necesitaban usar luz eléctrica para desarrollar dichas tareas.

En la actualidad usamos luz artificial las 24 horas del día, por lo cual ese argumento ya no se sostiene. Adelantando o atrasando la hora no se ahorrará energía eléctrica, el simple hecho de observar las enormes pantallas de publicidad encendidas a lo largo de toda la noche o los negocios que abren durante las 24 horas nos muestran claramente que el cambio de huso horario no tendría efecto en disminuir el consumo de energía eléctrica.

Es posible usar los husos -3 o -4 para todo el año. El horario de verano pareciera tener una pequeña desventaja con respecto al huso en vigencia, pero esto se podría solucionar atrasando los horarios de inicio de actividades en el invierno, lo que equivaldría a un cambio de hora. Solo que, en este caso, en lugar de cambiar el huso habría que cambiar los horarios de entrada y salida, lo que implica un costo extra ya que dichos cambios se tienen que registrar en los sistemas informáticos que los controlan.

Finalmente no hay que desconocer que hay varios estudios científicos que alertan sobre el cambio de horario en verano, como ejemplo tenemos “Efectos mensurables sobre la salud asociados con el cambio de horario de verano”. Si nuestras autoridades finalmente deciden fijar un huso horario para todo el año, sería muy interesante conocer el criterio usado para tomar tal decisión.

Referencia

Zhang H, Dahlén T, Khan A, Edgren G, Rzhetsky A (2020). Measurable health effects associated with the daylight saving time shift. PLoS Comput Biol 16(6): e1007927. https://doi.org/10.1371/journal.pcbi.1007927

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)

Columnista de astronomía y cosmología de Ciencia del Sur. Es un reconocido analista de sistemas informáticos y divulgador astronómico paraguayo. Egresado de la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción, fue miembro del Club de Astrofísica del Paraguay y fundador y secretario del Centro de Difusión e Investigación Astronómica (CEDIA). Construyó en 2003 un telescopio newtoniano y dictó varias charlas y conferencias por el Año Internacional de la Astronomía. Fundó el Foro Paraguayo de Astronomía, AstroPy.

Compartir artículo:

2 COMENTARIOS

  1. No entendí porqué «el cambio de hora no hace que al salir del trabajo aun tengas un fulgurante Sol que te permita realizar tus actividades.»
    Para mí es claro que lo hace.
    El otro punto es que en el análisis del consumo eléctrico se incluía la actividad industrial.
    Eso, sumado a la iluminación y sobre todo al consumo de los aparatos de aire acondicionado eran los elementos tenidos en cuenta para la potencia pico que es finalmente la que determina el costo para la Ande.

    • Hola Ricardo, en verano los días son más largos y es eso lo que al final nos permite tener más luz diurna al salir de nuestras actividades laborales. En verano el Sol sale más temprano también, así que jugando un poco con la hora y aprovechando la duración de los días de verano nos queda aún luz diurna al salir del trabajo. Imaginate que queramos hacer el mismo juego en invierno, que tan temprano tendríamos que levantarnos?. Si salís del laburo a las 18:00, en verano tenes luz solar hasta las 20:00 horas más o menos. En invierno que tanto tendríamos que correr la hora para que al terminar nuestras labores a las 18:00 sigamos teniendo 2 horas más de luz solar?. En invierno sería mucho más complicado jugar con la hora para tener un fulgurante Sol que te permita hacer tus actividades a la salida del trabajo.

Dejar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí