Okimo, emprendimiento científico de exportación

1
770
4 min. de lectura
Okimo
Okimo detecta problemas visuales en niños y adolescentes para mejorar su desempeño educativo. (Okimo)

Ciencia del Sur entrevistó a Gabriela Galilea, fundadora de Okimo y una de las ganadoras del Premio de Incentivo a la Innovación, Ciencia y Tecnología 2017 del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y de Innovadores menores de 35 años Paraguay y Bolivia 2016 de la revista MIT Technology Review en español.

¿Qué formación tenés y quiénes forman parte de tu equipo de trabajo?

Soy abogada con una especialización en acceso a mercados internacionales e inversiones y junto con el analista de sistemas Nahum Dam y el optometrista comportamental Bhavin Shah trabajamos en el Proyecto Okimo.

¿Qué premio obtuvieron y qué representa para ustedes?

Obtuvimos el Premio de Incentivo a la Innovación, Ciencia y Tecnología del CONACYT que consiste en un capital semilla para desarrollar proyectos innovadores. Para nosotros es muy importante el premio, primero porque implica la continuidad de un proyecto que tiene mucho de ciencia y por ende de ensayo y error, para lo cual es importante contar con fondos no reembolsables. Además es un reconocimiento importante, el primero que recibimos en Paraguay de parte de una institución del Gobierno. Nos sentimos muy contentos de poder ser reconocidos en nuestro país.

¿Cómo surgió Okimo, cómo se consolidó el proyecto y, sobre todo, a quiénes podría beneficiar?

Okimo surgió en 2014 de un workshop para pensar en ideas que puedan transformar la salud. Como uno siempre parte de su experiencia al querer pensar en ideas, lo primero que se me vino a la cabeza fue las veces que tuve que viajar a Uruguay con mis padres para seguir tratamiento oftalmológico, ya que me habían diagnosticado una enfermedad llamada estrabismo a los 2 años. En ese momento no teníamos especialistas en estrabismo pediátrico en Paraguay, y como mis papás querían el mejor médico para mí tuvieron que viajar durante años para que yo pudiera seguir tratamientos.

Pero muchas familias no podrían hacer eso hoy y la verdad es que a 2014 en muchos países todavía los pacientes tienen que viajar kilómetros y kilómetros para ver a un especialista.

Ese es el problema que yo quería resolver en un principio el acceso al diagnóstico y tratamiento de una enfermedad que afecta del 2 al 4% de la población mundial.

Empecé yo sola con una idea y la perspectiva del dolor del paciente. Con los meses fui investigando más sobre la enfermedad, haciendo entrevistas a cientos de pacientes y doctores en todo el mundo y buscando tecnologías que nos puedan permitir diagnosticar y monitorear un tratamiento a distancia. Así me encontré con el Eye Tracking o sensores de seguimiento de la mirada, que a ese momento ya habían bajado de precio de miles de euros a solo 100. Luego tuve que buscar un equipo de técnicos y médicos que puedan ayudar a llevar la idea a la realidad.

Tres años posteriores a esa experiencia ya tenemos un estudio piloto hecho con 400 niños en la ciudad de Benjamín Aceval, Chaco paraguayo, un nuevo piloto por comenzar en Filipinas en alianza con Luke Foundation y otros pequeños pilotos a realizarse en el Reino Unido. Nuestro objetivo es llegar a mil niños para fin de año.

https://www.youtube.com/watch?v=_D7-SjJgskE

Okimo beneficia a todos los niños en edad escolar y a la sociedad entera, teniendo en cuenta que es capaz de hacer visible un problema que hasta hoy es invisible, la detección temprana de problemas visuales y de desarrollo que afectan el aprendizaje.

Uno de cada cinco niños en el mundo tiene un problema para leer y en la mayoría de los casos no se debe a que es burro o perezoso, sino a un problema que nadie sabe. En la mayoría de nuestros países ningún niño pasa por un examen visual antes de entrar a la escuela, entonces los niños que tienen dificultades no serán tratados nunca y no podrán desarrollar todo su potencial. Y por cada niño que arrastre un problema de lectura o aprendizaje no resuelto a la adultez, la sociedad misma pierde.

Ahora se encuentran en Europa. ¿Buscan alianzas y oportunidades de negocios? ¿Podés describirnos todo el proceso que están viviendo?

Estamos en Europa trabajando en el análisis de los datos recolectados con nuestros pilotos con la ayuda de los especialistas que son parte del proyecto. Aquí tenemos 8 especialistas utilizando nuestro software con sus pacientes y dándonos retroalimentación constantemente y unos 50 pacientes en lista de espera.

Además hemos conversado con otras empresas y organizaciones que realizan campañas de diagnóstico visual preventivo en el mundo, intercambiado buenas prácticas y negociando alianzas para realizar campañas masivas de diagnósticos juntos. De estas conversaciones surge la alianza con Luke Foundation, que tiene aproximadamente 8.000 niños beneficiarios de sus programas en Filipinas.

Otra área en la que estamos trabajando con maestros expertos en lectura y necesidades especiales es la utilización de Okimo como herramienta para medir la lectura y así pedir tratamientos especiales para los niños que tienen problemas durante los tests estandarizados que les toman a final de cada semestre.

Inglaterra introdujo exámenes para los niños de primaria que evalúan principalmente lectura y matemáticas y el 39% de los niños no los pasan. Estamos explorando cómo nuestra tecnología puede ayudar a los maestros a entender los desafíos de sus alumnos y ayudarlos a que les vaya mejor en estos exámenes.

¿Qué pensás de la situación de Paraguay en cuanto al emprendimiento y el incentivo a la creatividad?

Okimo
Bhavin Shah, Nahum Dam, Gabriela Galilea y Geoff Shayler. (Cortesía)

Creo que existen muchas más herramientas y recursos de los que había en 2014 cuando yo decidí irme a Europa a estudiar innovación en tecnología. Todavía hay camino por andar en cuanto a mejorar la calidad de las ideas, proyectos que se generan y los programas de incubación que existen. Creo que eso va a requerir aumentar la inversión y generar más y mejores emprendedores que luego puedan tomar la posta de enseñar y ser mentores de la nueva camada.

Por otro lado, veo que hace mucha falta vincular más la actividad investigadora y el emprendimiento. Veo un desconocimiento de lo que se investiga en Paraguay y una falta de aplicación del conocimiento que se produce.

Hay muchísimos nuevos emprendedores con ganas de hacer cosas. Si tan solo supieran lo que se está investigando en las universidades y think tanks quizás tendríamos más proyectos que resuelvan problemas reales con una interesante complejidad tecnológica y científica que además genere propiedad intelectual para el país.

Por último, ¿podés dejarnos una reflexión para otros jóvenes innovadores como vos, que buscan oportunidades para desarrollar su creatividad en nuestro país?

  • Aprovechen todas las nuevas oportunidades que surgen y lean todo lo que puedan en internet. Si no encuentran algo en Paraguay, es posible aplicar a miles de otros programas que existen en el mundo. Existen muchas páginas en las que van a poder encontrar herramientas muy útiles para emprendedores como f6s.com
  • Busquen mentores que los puedan guiar en el camino y que los critiquen constructivamente.
  • No tengan miedo de equivocarse, es la mejor manera de aprender.
  • Resuelvan problemas reales y validen sus ideas antes de lanzar un producto.

 

Consejos sobre startups e innovación pueden encontrar en hallucina.co, un blog en el que Gabriela comparte artículos sobre emprendimiento desde 2014.

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, promedio: 4,60 de 5)
Compartir artículo:

1 Comentario

  1. Excelente el proyecto OKIMO, solución global y a bajo costo para un problema supersensible. Me someti como un paciente más a realizar el test, durante la Exposición de los Emprendedores en el BCP 2017, es impresionante la precisión con que reproduce la lectura que uno realiza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here