3 min. de lectura

 

El ácido fólico es una vitamina B9 cuyo consumo, según evidencia científica acumulada por décadas, ayuda a prevenir malformaciones en el feto. Es un nutriente esencial que el cuerpo humano no puede sintetizar, por lo que organizaciones como la Organización Panamericana de la Salud y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que las mujeres en etapa reproductiva consuman 0,5 mg de ácido fólico diariamente.

Marta Ascurra
Marta Ascurra (Foto: Gentileza).

Marta Ascurra, bioquímica y directora del Programa Nacional de Prevención de Defectos Congénitos de Paraguay, instó a concientizar a la población general sobre la importancia de consumir ácido fólico antes, durante y después del embarazo como una medida preventiva.

Si bien el ácido fólico se encuentra en diferentes cantidades en los alimentos, especialmente en las hojas verdes, a través de estos no se consigue en la cantidad suficiente para el embarazo. Cocinar o almacenar estos alimentos también hace que se pierdan sus propiedades.

Ascurra comentó que se necesitaría consumir medio kilo de hojas verdes, almendras o avellanas para alcanzar la cantidad diaria necesaria. El ácido fólico también se encuentra en los cítricos y los granos.

El rol del ácido fólico en el cuerpo

La vitamina B9 o ácido fólico participa de la metilación —reacción química por la cual una molécula pequeña se agrega a otras moléculas— del ácido desoxirribonucleico (ADN).

Esta vitamina mejora el cabello y la piel, pero su deficiencia durante la gestación puede causar defectos en el feto. Esto porque que el ácido fólico participa en la regulación de la enzima metilentetrahidrofolato reductasa, la cual se encarga de bajar los niveles de homocisteína, una sustancia que el cuerpo utiliza para producir proteínas, explicó la directora del programa.

Un dato resaltante, según la investigadora, es que las mujeres latinas generalmente tienen un alto porcentaje de mutación en el gen de la metilentetrahidrofolato reductasa, lo que condiciona a una predisposición genética para estos defectos congénitos.

Para prevenir las malformaciones congénitas es importante que las mujeres consuman una dosis de 0,5 mg diarios antes del embarazo, puesto que una vez que sucede la gestación, el consumo de ácido fólico ya no funciona como preventivo. Estas alteraciones se dan en las primeras dos semanas.

“Una información que no se maneja es que el embarazo ocurre 15 días antes de que la menstruación se suspenda. O sea, cuando nos damos cuenta de que estamos embarazadas, diez o quince después de que no nos haya venido la menstruación, el defecto ya ha ocurrido. De ahí la necesidad de consumirlo de forma diaria y no olvidarnos ni un solo día”, explicó la doctora.

Durante el embarazo, es necesario consumirlo mínimamente hasta el primer trimestre. Luego del embarazo, en la recuperación posparto, también cumple un rol fundamental para la fabricación de células y de leche materna.

Las mujeres que han tenido un embarazo con alguna de las alteraciones congénitas, diabetes, lupus o epilepsia, deben consumir 5 mg diarios a lo largo de toda su vida reproductiva para evitar otros casos.

Para los hombres se recomienda de igual forma su consumo, especialmente en casos de problemas reproductivos.

El ácido fólico también actúa como preventivo de enfermedades degenerativas, tales como diabetes y cáncer. Además, se recomienda su consumo para personas con desnutrición, poscirugía y ante enfermedades donde se consumen medicamentos que actúan como antagonistas de esta vitamina, como lupus y epilepsia.

Entre las afecciones que se pueden prevenir con el consumo adecuado de ácido fólico se encuentran los defectos de cierre del tubo neural, tales como la anencefalia incompatible con la vida, la espina bífida, cardiopatías, fisuras de labio y de paladar.

Enfermedades prevenibles en Paraguay

El Ministerio de Salud informó que 7 de cada 10 nacimientos de bebés con espina bífida se podrían evitar con el consumo diario del ácido fólico. Esta afección sucede cuando la columna vertebral no se cierra como debería para proteger a la médula espinal y puede producir discapacidades físicas e intelectuales.

En Paraguay se registran entre 600 y 800 nacimientos con defectos congénitos por año, declaró la directora del programa. Este registro inició en 2016 y cuenta con los datos de 65 servicios de salud a nivel país. Ascurra explicó que este registro tiene una cobertura del 50 % de nacimientos aproximadamente, por lo que los casos serían más.

Esto representa un costo para la salud pública, si bien no está cuantificado. “El costo mensual de una pastilla de ácido fólico por día alcanza G. 9.000 (US$ 1,31) por persona, mientras que una cirugía o una internación supera ampliamente esta cifra”, explicó.

Las pastillas de ácido fólico se encuentran disponibles de manera gratuita en los servicios de salud dependientes del Ministerio. Ascurra recomendó que se solicite la cantidad para 6 meses o un año para evita dejar de consumirlo.

Desde el Programa Nacional de Prevención de Defectos Congénitos se espera que se implemente una política pública para que toda mujer en edad fértil cuente con las cantidades necesarias de ácido fólico al momento de ir a un embarazo.

Como generalmente no planificamos el embarazo, este debe ser consumido por toda mujer sexualmente activa. A fin de que si ocurre un embarazo, la prevención actúe como corresponde”, mencionó la directora.

En 1998 se estableció por medio del decreto n° 20.830 que es obligatorio el enriquecimiento de la harina de trigo con hierro y vitaminas, entre ellas el ácido fólico, como medida de control de la carencia de estos nutrientes. Sin embargo, Ascurra mencionó que de esta forma no se alcanzan los requerimientos diarios.

El Registro Nacional de Defectos Congénitos del Paraguay (RENADECOPY) forma parte de la Red de Registros Latinoamericano (RELAMC). Desde la red se están llevando a cabo investigaciones sobre la espina bífida con el objetivo de identificar factores de riesgo asociados a ella en Latinoamérica en el periodo posfortificación con ácido fólico.

Además, se está realizando otro estudio sobre la epidemiología de las cardiopatías congénitas, con un objetivo descriptivo.

La doctora Ascurra mencionó que aún se necesita más difusión sobre estas alteraciones congénitas, su prevención a través del ácido fólico y el acceso gratuito de las pastillas para que más mujeres en edad fértil acudan a los centros de salud y entiendan la importancia de su consumo diario.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Alejandra es reportera junior en Ciencia del Sur. Licenciada en periodismo por la Universidad Autónoma de Asunción, se desempeñó en distintas área de la comunicación para empresas y organizaciones internacionales. Fue una de las ganadoras del IX Premio Nacional de Periodismo Científico en 2019.

Compartir artículo:

1 COMENTARIO

Dejar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí