5 min. de lectura

 

Con la promulgación de la Ley N° 6890 de extensión de la emergencia sanitaria, el Gobierno paraguayo anunció que las vacunas para niños de 5 a 11 años contra el COVID-19 llegarán este jueves 27 de enero y que su aplicación empezaría el lunes 31 de enero.

Hasta ahora, se han registrado apenas 190 mil de los 900 mil niños estimados en la población con esa franja etaria. Las autoridades sanitarias insisten en que los padres y tutores sigan realizando las inscripciones para elevar la protección de la sociedad contra la pandemia.

Para aclarar dudas frecuentes acerca de las vacunas, como su seguridad, efectos secundarios y su importancia, Ciencia del Sur ha conversado con expertos en el área.

¿Quiénes y dónde se podrán aplicar las vacunas anti-COVID?

El primer lote de vacunas pediátricas, que llegará desde Brasil, será de 500 mil dosis. Estas corresponden a la primera y segunda dosis para 250 mil niños. La vacunación estará habilitada para todos los niños de 5 a 11 años y no solo para aquellos con comorbilidades.

En un principio, los niños podrán acceder a las vacunas en los vacunatorios más grandes del país, como la Secretaría Nacional de Deportes y la costanera de Asunción. A medida que aumenten los números de inscriptos y lleguen más vacunas, se ampliará a todos los lugares donde actualmente se están realizando la aplicación. El Ministerio de Salud irá informando a través de su página web, redes sociales y el sitio Vacunate.

Zully Suárez, directora de la Dirección de Salud Integral de la Niñez y la Adolescencia (DIRSINA) del Ministerio de Salud, dijo que, a causa del bajo registro de niños inscriptos para la vacunación, siguen insistiendo que lo realicen. “Eso ayuda muchísimo para la distribución porque estas primeras dosis de vacunas se repartirán en todos los departamentos en el país”.

¿Por qué es necesario que los niños se apliquen la vacuna contra el COVID-19?

Aunque los niños padecen de la enfermedad en menor proporción que los adultos, sabemos que pueden enfermarse severamente e incluso fallecer, explicó a Ciencia del Sur el presidente de la Sociedad Paraguaya de Infectología, Fernando Galeano. Además, para el tratamiento ambulatorio de la enfermedad se están utilizando medicamentos permitidos para adultos y no en niños, por lo que se tienen menos “armas” para hacerle frente a la infección.

Para el pediatra infectólogo Tomás Mateo Balmelli, una de las principales razones por la que los niños deben aplicarse las dosis contra esta enfermedad es el derecho a volver a las clases presenciales de manera segura.

“No solamente pensemos en el niño sano o inmunocompetente que, muy probablemente, curse con una infección por coronavirus leve, sino pensemos en las consecuencias que podamos ocasionar en aquel niño con algún factor de riesgo que puede ser contagiado en las aulas y que probablemente tenga algún déficit importante”, dijo.

La directora de la DIRSINA afirmó que la vacunación a niños contra la COVID-19 es una estrategia más de protección, pero que no se debe dejar el uso del tapabocas, el distanciamiento y evitar la aglomeración en espacios cerrados. Sobre todo, los adultos deben seguir cuidándose, ya que si ellos se exponen al contacto con diferentes grupos sociales, el contagio llegará hasta los niños.

¿Cuáles son las vacunas autorizadas para la aplicación en niños?

Hasta la fecha, las vacunas anti-COVID autorizadas en Paraguay para niños y niñas son la CoronaVac y la Pfizer. Estas vacunas ya cuentan con la aprobación del Comité Técnico Asesor de Inmunizaciones (COTENAI) y la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (DINAVISA).

La CoronaVac es una plataforma que contiene el virus SARS-CoV-2 inactivado, no infeccioso. “Es la misma plataforma que usan muchas vacunas como la de la fiebre amarilla, la de la hepatitis A, la vacuna de la poliomielitis o la vacuna anual contra la influenza. Nosotros vacunamos a los niños contra la influenza a partir de los seis meses”, explicó Balmelli.

La tecnología de la vacuna Pfizer es la de ARN mensajero. Esta enseña a nuestras células a fabricar una proteína para montar una respuesta inmunitaria contra el virus. Si bien es una nueva tecnología, los investigadores la vienen estudiando hace décadas, como lo explica los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Para que se autorice la utilización de estas vacunas, primero pasan por estudios que avalan su seguridad y efectividad. “Las primeras pruebas de los nuevos medicamentos y vacunas se realizan en adultos, luego adultos enfermos y así se van extendiendo los estudios”, relató el presidente de la SPI.

¿Qué efectos secundarios se pueden esperar?

Tanto con la vacuna del virus inactivado (CoronaVac) como con la del ARN mensajero (Pfizer) lo más frecuente es dolor e hinchazón en la zona de aplicación, dolor muscular, y cuadros febriles.

“Debemos insistir en que las vacunas son seguras, que no se han registrado efectos adversos graves en niños que fueron inmunizados con estas vacunas, pero que siempre hay que estar al pendiente en las primeras 48 horas”, recordó el pediatra Balmelli.

También comentó que por esto es importante estar en contacto con el médico de cabecera para poder tomar medidas necesarias en caso de que se presente algún efecto adverso.

La Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria cuenta con un grupo de expertos que están atentos a los efectos adversos de las vacunas. Ellos realizan una investigación de casos reportados para determinar si realmente fueron efectos de la vacuna o no, comentó Galeano. “Hay otro comité independiente al Ministerio de Salud conformado por expertos de las sociedades de pediatría, infectología, neumología, alergias, entre otros, que trabajan coordinadamente para ver los casos”.

Si los niños tienen otras enfermedades, ¿cuándo conviene aplicarles las vacunas?

La vacuna no tiene contraindicaciones, pero sí hay casos particulares, como los pacientes con terapias inmunosupresoras, pacientes con cáncer, leucemia, linfoma o enfermedades autoinmunitarias.

Es importante consultar con su médico de cabecera para saber cuándo es el mejor momento para aplicar la vacuna y que tenga la mejor efectividad. Habitualmente se aplica la vacuna alejada del medicamento que produce un freno en la inmunidad, explicó el pediatra Balmelli.

No es recomendable vacunar a un niño con cualquier infección viral en curso o reciente, incluyendo COVID-19. Se debe esperar dos semanas hasta que termine el cuadro infeccioso previo y el niño recupere su sistema inmune para asegurar la efectividad de la vacuna.

Galeano recalcó que es muy importante insistir en la vacunación de niños con patologías de base, ya que es la población más susceptible a sufrir la enfermedad grave. Aseguró que la mayoría de los niños que han fallecido se encontraban con una enfermedad de base.

¿Cómo ha afectado el COVID-19 a los niños?

Desde el inicio de la pandemia hasta finales de noviembre de 2021 se registraron 7.095 casos de COVID-19 en niños de 0 a 9 años y otros 8.593 casos en el rango de 10 a 14 años.

Se hospitalizaron 1.170 niños, y 68 niños llegaron a terapia intensiva. Se confirmaron 18 defunciones de niños (0 a 9 años) a causa de la infección por SARS-CoV-2. Debido al síndrome inflamatorio multisistémico asociado al COVID-19 se confirmaron 112 casos y fallecieron 6 niños.

Nuestra mayor preocupación es que 15 días después de haber tenido COVID desarrollan un síndrome inflamatorio multisistémico que requiere de terapia intensiva y que puede llegar a ser mortal. Esto es lo que vamos a disminuir con las vacunas. Se ve el descenso de internaciones tanto en sala y terapia de adultos que están vacunados y va a tener la misma consecuencia si es que nosotros aplicamos esta vacuna a niños”, afirmó la directora Suárez.

¿Qué documentos se necesitan para el día de vacunación?

El Ministerio de Salud anunció los siguientes requisitos para que los niños puedan vacunarse:

  • Estar registrados en la página www.vacunate.gov.py
  • Ir acompañados por la madre, el padre o tutor legal.
  • Presentar cédula de identidad del adulto y del niño. En caso de que el niño no cuente aún con una, se le generará un código para el efecto en el vacunatorio.
  • Presentar fotocopia del certificado de nacimiento o de la libreta de familia. Si no se cuenta con la partida de nacimiento o alguna documentación que respalde la filiación, se podrá firmar esta declaración jurada que certifique la filiación o el grado de parentesco con el niño (con la fotocopia de cédula del adulto y del niño).
  • Presentar fotocopia de la resolución judicial, en el caso del tutor o guarda temporal.

Suarez aclaró que cualquier persona puede llevar al niño a vacunarse, pero tiene que estar bien identificado. La persona adulta debe contar con su cédula y con la autorización de los padres o tutores.

Mencionó que lo ideal es que quien lleve al niño para la vacunación ya figure en el registro con su número de cédula, pero si aún no se registra por algún inconveniente no habrá ningún problema. “Solamente tienen que llevar su documento de identidad porque es importante para la protección del niño”, reiteró.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,20 de 5)

Alejandra es reportera junior en Ciencia del Sur. Licenciada en periodismo por la Universidad Autónoma de Asunción, se desempeñó en distintas área de la comunicación para empresas y organizaciones internacionales. Fue una de las ganadoras del IX Premio Nacional de Periodismo Científico en 2019.

Compartir artículo:

Dejar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí