4 min. de lectura

 

El Círculo Paraguayo de Médicos (CPM) se encuentra en pie de guerra contra las carreras de medicina en Paraguay que no están acreditadas por la Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior (ANEAES).

El jueves 10 de febrero el CPM emitió un pronunciamiento y pidió al Consejo Nacional de Educación Superior (CONES) que ya no permita la matriculación de nuevos estudiantes en carreras de medicina no acreditadas. Este lunes 21 de febrero incluso solicitó al Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) la intervención del CONES por presuntas irregularidades y modificar la Ley 4.995/2013 “De Educación Superior”.

Además, el CPM exhortó al Ministerio de Salud incorporar como requisito excluyente para obtener el registro profesional del médico ser egresado de una carrera acreditada por la ANEAES.

Un asunto de salud pública e igualdad laboral

Según datos relevados por Ciencia del Sur, el 64% de las carreras de medicina del país no cumple con estándares nacionales de calidad académica. De las 39 carreras de medicina habilitadas por el CONES, 25 no poseen acreditación vigente por la ANEAES.

En Paraguay, desde 2013 el CONES es la institución encargada de aprobar el funcionamiento —de habilitar— una carrera universitaria. Esto se autoriza luego de un informe final que tiene en cuenta aspectos académicos, de recursos humanos, económicos y de infraestructura.

El siguiente paso, acreditar una carrera, es potestad de la ANEAES. Una carrera acreditada significa que cumple con los requisitos de calidad académica. En el proceso se realiza una autoevaluación, una evaluación externa y un informe final que rechaza o recomienda mejoras.

Para el CPM es urgente insistir con la acreditación de las carreras no solo para garantizar la calidad de la oferta académica y salvaguardar la salud pública. Legalmente, los egresados de carreras no acreditadas se encuentran en desventajas en el ejercicio de su profesión. El artículo 82 de la Ley 4.995 “De Educación Superior” establece que la acreditación es un requisito indispensable para acceder a becas, concursos y prestar servicios al Estado.

“No pueden matricular a personas en facultades donde su título no puede ser válido”, declaró Gloria Meza, presidenta del CPM.

Las carreras de medicina no acreditadas

Actualmente, existen 18 carreras de medicina en Paraguay habilitadas por el CONES que no se encuentran acreditadas por la ANEAES, según datos recopilados por Ciencia del Sur a través del sitio web del CONES y consultas a autoridades. Además, 7 carreras se encuentran en proceso de acreditación desde 2021 que no han culminado. Solo 14 cuentan con acreditaciones vigentes.

La acreditación de una carrera dura alrededor de 14 meses y tiene un costo de Gs. 38.500.000 (US$5.550 al cambio actual). Esta tiene una validez de cinco años. Cabe resaltar que la acreditación debe realizarse por cada carrera en una nueva sede. Es decir, una universidad con una carrera ya habilitada y acreditada en Asunción que desee ofrecerla en Pedro Juan Caballero debe repetir dichos trámites.

 

El director ejecutivo de la ANEAES, Raúl Aguilera, explicó a Ciencia del Sur que un número importante de carreras no se encuentran acreditadas debido a que estas deben primeramente contar con una promoción de egresados para iniciar la acreditación. Es decir, deben tener como mínimo seis años de funcionamiento.

Otras carreras se encuentran en proceso de acreditación. Por ejemplo, si bien la carrera de la Universidad Nacional de Concepción figura en el listado de acreditadas, Aguilera explicó que ya terminó la evaluación de pares pero aún no concluyó todo el proceso de acreditación.

Por su parte, el director de la carrera de la filial de Santa Rosa del Aguaray de la Universidad Nacional de Asunción, Julio Torales, explicó que esta se inscribió para la acreditación en 2020 pero que debido a la pandemia la ANEAES suspendió las visitas. Alegó que esperan la calendarización de la ANEAES para continuar el proceso.

En 2021 la Unión de Facultades de Medicina Privadas del Paraguay, que reúne a 8 universidades, presentó un pedido de amparo para postergar las acreditaciones debido a la pandemia, pero este fue rechazado.

Irregularidades en el CONES

En una nota remitida al MEC, el CPM denuncia que el CONES habilitó carreras con llamativas cargas horarias que llegan a más que duplicar el mínimo establecido de 5.500 horas. Según el gremio, se tratan de cargas “de cumplimiento imposible” para los estudiantes.

Otra irregularidad que menciona el documento es la habilitación de centros médicos para prácticas hospitalarias de estudiantes solo con revisión documental. El CONES habilitó más de 100 establecimientos sin verificar in situ si existe la infraestructura adecuada.

Al no haber centros de práctica adecuados para todas las especialidades, “se tendría a egresados médicos especialistas que no lograrían desarrollar competencias genéricas y específicas que demanda el perfil de la especialidad”, sentenció el CPM.

Además, denuncia que más del 50 % de los centros de práctica fueron asignados a programas de la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, “coincidentemente la misma universidad donde el presidente actual del CONES (Narciso Velázquez Ferreira) ostenta el cargo de rector”, según la nota.

Fenómeno fronterizo

Llama la atención la cantidad de carreras de medicina en la frontera con Brasil que atrae a estudiantes extranjeros. De las 25 no acreditadas, 15 de ellas se encuentran en esa zona. En la nota remitida al MEC, el CPM señala que en Amambay existe un solo hospital regional para prácticas médicas con aproximadamente 200 camas y calcula que en el departamento existen unos 15 mil estudiantes de medicina.

“Considerando estas cifras de población estudiantil, que deben realizar sus prácticas hospitalarias donde interactúan directamente con pacientes, estarían practicando aproximadamente 1.500 estudiantes 24 horas al día en ese único hospital de 200 camas para cumplir con la carga horaria”, expresaron.

Dos estudiantes brasileñas que se encuentran cursando la carrera en Paraguay mencionan que la principal razón por la que muchos brasileños vienen a estudiar medicina al país es la gran diferencia de costos.

Las cuotas mensuales en facultades del país vecino cuestan entre R$5 mil y R$12 mil (entre US$970 y US$2.320). En cambio, en Paraguay existen universidades que ofrecen la carrera por Gs. 2 millones (US$290) mensuales. Esto representaría un negocio mensual de por lo menos US$4.350.000 para las universidades de Amambay.

Otras razones que menciona Nicole Real, estudiante de medicina en Pedro Juan Caballero, es que las universidades privadas del país no tienen exámenes de ingreso obligatorios, se ofrecen clases en portugués y se puede trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Mecanismos legales

Eduarda Lugo, secretaria y miembro titular del CONES, aseguró que esta semana se realizará una reunión del Consejo para definir una respuesta a las solicitudes del gremio de médicos. También comentó que ya se encuentran en contacto con asesores jurídicos y académicos para tomar una decisión en el marco de lo que establecen las disposiciones legales.

Mencionó que no se podrían clausurar carreras sin una intervención y auditoría previa. Esta figura es una de las posibles acciones a tomar, como se realizó en años pasados.

Por su parte, el director ejecutivo de la ANEAES afirmó que la institución valora el interés del CPM por la acreditación como un componente de calidad. Opinó también que el Ministerio de Salud y otras instituciones públicas pueden activar inmediatamente el cumplimiento del artículo 82 de la Ley de Educación Superior para no contratar a médicos de carreras no acreditadas.

Para la presidenta del CPM, el país no tiene la capacidad para formar adecuadamente a tantos estudiantes de medicina.

“Nosotros no podemos ser un país con 7 millones de habitantes y 38 facultades de medicina. No pueden salir 8 mil médicos al año, de los cuales 2 mil se presentaron al examen del Concurso de Admisión a las Residencias Médicas (CONAREM) para hacer la residencia médica y que solamente haya 400 plazas para los residentes. Por año, 1.600 se quedan fuera de hacer la residencia, lo cual significa que no tienen capacidad técnica y de manipulación de pacientes a nivel hospitalario”, expresó.

También denunció que existen médicos que no realizan la residencia pero que se encuentran ejerciendo en clínicas públicas y privadas como médicos de guardia.

En la Cámara de Senadores se encuentra en trámite desde septiembre de 2021 un proyecto de ley para suspender la habilitación de nuevas carreras de grado de medicina por 5 años.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)

Alejandra es reportera junior en Ciencia del Sur. Licenciada en periodismo por la Universidad Autónoma de Asunción, se desempeñó en distintas área de la comunicación para empresas y organizaciones internacionales. Fue una de las ganadoras del IX Premio Nacional de Periodismo Científico en 2019.

Compartir artículo:

Dejar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí