2 min. de lectura

 

El filósofo y epistemólogo Mario Augusto Bunge cumple 100 años de vida este 21 de septiembre. Nacido en Florida Oeste (Gran Buenos Aires, Argentina) en 1919, Bunge sigue trabajando en Canadá, aunque ya se jubiló hace varios años. En esta conversación con Ciencia del Sur por su centenario habla de su filosofía, el materialismo sistémico, e insiste en mejorar la educación.

Publicaciones, homenajes y eventos para celebrar esta fecha se realizarán en varias ciudades del continente americano. En Paraguay se hará el Seminario de Filosofía y Ciencia 100 años de Mario Bunge el próximo jueves 26 de septiembre, en la Universidad Iberoamericana.

Me hace feliz saber que el compartir su vida conmigo no solamente no fue una traba para su trabajo, sino que siempre pudo contar conmigo como acompañante en la mayoría de sus viajes académicos… Lo único que deseo ahora es que la salud de ambos nos permita seguir disfrutando, por algún tiempo más, de los beneficios de esta interesantísima vida compartida”.

Parte del apéndice «Mi vida con Mario» de Marta Bunge, matemática y esposa del filósofo (Memorias entre dos mundos, Gedisa/Eudeba 2014).

 

-Cumple 100 años de existencia. Sin dudas, son muchas experiencias. ¿Qué es lo más destacable de vivir tanto y en varios países?

Lo más notable fue el haber vivido tanto. Cuando joven creía que me asesinarían mucho antes. Por lo visto, no soy tan importante.

-Casi la mitad de su vida la ha pasado en Canadá. ¿Ha sido muy diferente de otros países?

La principal diferencia entre vivir en Canadá y en Argentina es que aquí se vive sin miedo y con acceso a buenas bibliotecas.

-¿Cómo evalúa la evolución de su pensamiento y filosofía? ¿Cambió mucho durante décadas o se mantuvo?

Mi filosofía cambió mucho desde que empecé a interesarme en esta disciplina, a los 16 años de edad. Cuando joven me consideraba marxista, aunque según los comunistas yo era «machista», o sea, seguidor de Ernst Mach. Hoy sigo siendo materialista en ontología y realista en gnoseología. Sobre todo, tengo las ideas más claras y más cercanas a la ciencia actual.

Mario Bunge junto a su esposa Marte y dos de sus hijos, Eric y Silvia. (Gentileza)

-Si tuviera que caracterizar su filosofía, ¿cómo la resumiría?

Creo que mi filosofía merece llamarse “materialismo sistémico”. Difiere del materialismo dialéctico en que rechazo la dialéctica.

-¿Aceptó y adaptó algunas de las críticas a su sistema filosófico?

Muy pocos han dicho qué objetan a mi filosofía. En particular, ningún argentino se ha enterado de su existencia. Prefieren las filosofías importadas de Francia y Alemania.

-En julio pasado se cumplieron 50 años de la llegada humana a la Luna con el Apolo XI. Sin embargo, todavía hay gente que duda de este hito. ¿Por qué cree que todavía hay gente que sigue las pseudociencias y teorías de la conspiración?

La fuerza de las pseudociencias en el tercer mundo se debe a la ignorancia de la ciencia y a la educación dogmática que imparten las escuelas. Nadie le exige a la gente que compruebe sus creencias.

-En esta línea también están los terraplanistas que niegan la geología y todo el conocimiento de nuestro planeta en el siglo XXI. ¿Cómo se puede combatir este problema?

Las escuelas deberían acostumbrar a la gente a someter sus creencias a discusión y a buscar datos empíricos pertinentes. Por ejemplo, la investigación sobre telepatía y anexos no ha comprobado ninguna de esas creencias. Más aún, todos los experimentadores suponen tácitamente que sus pensamientos no van a influir sobre sus aparatos.

-¿Cómo ve el avance actual de la ciencia? 

La ciencia sigue avanzando como hace un siglo. Especialmente la psicobiología y las ciencias sociales.

-¿Qué se necesita para mejorar el papel de la filosofía en el mundo? ¿Puede tener mayor influencia?

Más discusión y menos lectura de clásicos. Y más denuncia de charlatanes como Heidegger y sus discípulos. En suma, necesitamos mucha más rigurosidad.

-¿Cuál es su visión de la Argentina y de América Latina actualmente? ¿Seguimos rezagados en materia educativa y cultural-científica?

América Latina sigue estando rezagada en ciencia y técnica. El atraso es deliberado en los casos neoliberales (Bolsonaro en Brasil y Macri en la Argentina).

-Por último, a los 100 años. ¿Tiene alguna ideología política con la cual se identifica más?

En política preconizo lo que llamo democracia integral, que es la expansión de la democracia política, o liberalismo clásico, a todo lo social, en particular lo económico. Pueden ver mi libro Filosofia politica (Gedisa, 2009) y Democracias y socialismos (Laetoli, 2017).

Mario y Marta Bunge en su celebración por los 60 años de matrimonio. (Gentileza)

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (19 votos, promedio: 4,53 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here