4 min. de lectura

 

El Parque Tecnológico Itaipú – Paraguay (PTI-PY) elaboró algunas propuestas de innovación durante la pandemia, entre ellas una receta médica electrónica, que podría usarse en todo el país con telemedicina. La institución se está enfocando en un periodo de refundación, según el Dr. Fabio López Pires, coordinador de TIC del organismo.

Con fondos propios y un grupo multidisciplinario, se conformaron varios equipos en torno al Innovation Hub (iHub), el espacio que formalizó el PTI para enfrentar a la COVID-19

“Es importante destacar que el PTI tiene un enfoque principal en innovación, la tercera parte del proceso de I+D+i, complementando proyectos de I+D con aliados estratégicos. Esto para entender el rol que tiene el PTI en el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación”, dijo López a Ciencia del Sur.

Desde el inicio de la pandemia, el PTI se enfocó en un proceso de identificar, con actores claves relevantes para la pandemia, iniciativas desde la ciencia y la tecnología. Fue así como adoptaron un proceso rápido y ágil, para priorizar y seleccionar las iniciativas elaboradas. En total, se crearon seis proyectos, todos aprobados por las diferentes instancias de la institución.

Uno de los proyectos es el de la receta médica electrónica, que ya pasó diversas pruebas y tuvo un plan piloto, aunque aún se encuentra en desarrollo.

“Nos encontramos con varias oportunidades de innovación. Existen normativas que limitan que las recetas deben estar escritas de puño y letra por el médico, aunque la pandemia nos ha demostrado la importancia de digitalizar los procesos clave en salud. Por eso queremos un proceso digitalizado y formalizado. Estamos incursionando en esto. Es uno de los proyectos más avanzados en el marco de la pandemia”, anunció el informático.

Resaltó que ya terminó un plan piloto, con alrededor de 70 farmacias de una conocida cadena en Asunción y Gran Asunción, y con alrededor de 15 médicos que se unieron de manera voluntaria para experimentar el producto. Añadió que terminaron el plan piloto de manera exitosa, con alto retorno clave de los usuarios (médicos y farmacéuticos), por lo que están trabajando en agregar las sugerencias obtenidas.

La propuesta de la receta médica electrónica apunta a que sea adaptable a todas las situaciones del país y a todos los sectores socioeconómicos de la población, desde personas que usan teléfonos inteligentes más avanzados hasta compatriotas que utilizan celulares donde hay escaso acceso a Internet.

“El objetivo es que el éxito se vea medido por la adopción que tengan estas plataformas. Queremos poner a disposición lo que la ciudadanía requiera en el país. Pasamos por un momento de naturalización de la tecnología, para que sirva a todos los paraguayos, e incluso despierte el interés en la región”, aseguró.

Sin embargo, aclaró, que todavía hay temas sensibles con los cuales se están trabajando, por ejemplo, la interoperabilidad en sistemas de salud, para lo cual se están ajustando a los estándares internacionales existentes.

De los seis proyectos que tiene el PTI en el marco de la pandemia de COVID-19, el de receta médica electrónica es el que está más avanzado. (PTI)

Refundación

A finales del año pasado, con la designación en PTI de José Bogarín como Director Ejecutivo, de Nelson Romero como Director Técnico y Pedro Fiore como Director Administrativo-Financiero, se inició un proceso de refundación del Parque, según López.

“Con esta gestión se está estableciendo un proceso de refundación, de cierta manera. Por ejemplo, con el Innovation Hub (iHub), creamos un espacio para interactuar. Hace que todas las áreas internas del PTI converjan en un espacio colaborativo con otros aliados estratégicos. Estamos conscientes que no podemos hacer todos los procesos de investigación, desarrollo e innovación”, expresó el investigador.

“Queremos unir a la academia, Gobierno, sociedad civil y empresariado. Con este nuevo proceso planteamos las iniciativas en el marco de la COVID-19. Planteamos diversos proyectos, entre ellos algunos relacionados con la telemedicina. La propuesta de receta médica electrónica la estamos abordando, primeramente, con el apoyo del ente rector a nivel nacional, el Ministerio de Salud Pública”, indicó.

Todos los proyectos del PTI en el marco de la pandemia se financian con fondos propios de la institución. Ciencia del Sur no pudo acceder a los montos exactos ni aproximados sobre las iniciativas.

Otros proyectos

Otro de los proyectos que tiene el PTI es la consulta médica remota, por el aislamiento que tenemos a partir de la pandemia, por lo que desea explotar –en el buen sentido- y descentralizar la atención con los médicos.

“Por ejemplo, si hay especialistas médicos solo en Asunción, pero el paciente está en Concepción o Encarnación, eso dificulta la atención. Entonces, esta puede ser una alternativa de solución. También para ser más eficientes en cuanto al tiempo que invertimos en una consulta. Queremos agregar una alarma también a las consultas médicas y analizar datos sobre cuánto se invierte en una consulta, por ejemplo”, resaltó López.

También tienen pensado, a través del ecosistema de telemedicina, incorporar aplicaciones de, por ejemplo, toma de temperatura corporal, para que el médico tenga acceso a esos datos en tiempo real, durante la atención digital.

Por otro lado, idearon un proyecto sobre análisis de datos sobre COVID-19, por lo que tienen disponibles mapas para estudiar y divulgar datos.

“Es un geoportal que aporta datos importantes que se usan para analizar los eventos actuales, para calcular riesgos, por ejemplo, mediante las informaciones que se tienen. También hay proyectos de desinfección, con, por ejemplo, el ozono, más ecológico y limpio frente a otros productos químicos que se venden actualmente en el mercado”, comentó.

La mayoría de las personas involucradas en los proyectos son funcionarios del PTI, con diferentes formaciones, pero también se encuentran las instituciones aliadas o personas que actúan como mentoras.

Por ejemplo, trabajan con Penguin Academy, que hace asesoramiento para diseños de productos y de desarrollo de aplicaciones de código abierto. También tienen otros mentores en áreas como la interoperabilidad de sistemas de salud. Además, cuentan con el apoyo y colaboración del Ministerio de Salud Pública y de diferentes médicos y farmacéuticos, por lo que se generó un interesante ecosistema de trabajo colaborativo para la innovación.

Obviamente, también existen proyectos que ya estaban en ejecución antes de la pandemia y que se están desarrollando con la misma alta prioridad. “Se están terminando en tiempo y forma. Hay mucho esfuerzo en los proyectos en ejecución. El objetivo es que el Parque siempre entregue productos con el mismo nivel de alta calidad. Pero en paralelo al gran esfuerzo en refundación que estamos elaborando”, dijo López.

«Valoro mucho la habilidad de la institución en trabajar ahora mismo en tres pilares: Proyectos en ejecución, Proyectos de COVID-19 y actividades relacionadas a la refundación del PTI. Tenemos consultorías internacionales para definir algunas cuestiones, también estamos orientados con la Estrategia Nacional de Innovación, tratando de converger todas las actividades. Con esto, el PTI tendrá un carácter mucho más colaborativo en el ecosistema de innovación, con procesos más participativos y haciendo énfasis en la transparencia», concluyó.

Uno de los proyectos del PTI es un geoportal que ofrece datos sobre la evolución y proyecciones de la COVID-19 en Paraguay. (PTI)

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,20 de 5)
Compartir artículo:
Artículo anteriorParaguay necesita con urgencia la Ley del Biólogo
Artículo siguienteCrean una base de datos completa sobre especies de mamíferos exóticos de la Región Neotropical
Director de Ciencia del Sur y fundador de la ASINCYT. Estudió filosofía en la Universidad Nacional de Asunción, UNA. Pasó por el programa de Jóvenes Investigadores de la UNA. Tiene diplomados en filosofía medieval y en relaciones internacionales. Condujo los programas de radio El Laboratorio, con temática científica (Ñandutí) y ÁgoraRadio, de filosofía (Ondas Ayvu). Fue periodista, columnista y editor de Ciencia y Tecnología en el diario ABC Color y colaboró con algunas publicaciones internacionales. Fue presidente de la Asociación Paraguaya Racionalista (APRA), secretario del Centro de Difusión e Investigación Astronómica (Cedia) y encargado de cultura científica de la Universidad Iberoamericana (Unibe). Periodista de Ciencia del Año, por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt -2017. Tiene cinco libros publicados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here