6 min. de lectura

 

Luego de una avalancha de críticas por el intento de militarización, la Junta Directiva de la Agencia Espacial del Paraguay (AEP) dejó sin efecto el polémico convenio firmado a finales de julio con la Fuerza Aérea Paraguaya (FAP). El Comando de las Fuerzas Militares confirmó a Ciencia del Sur que una Dirección de Defensa Aeroespacial iba a crearse para “defender el territorio espacial paraguayo”.

El 14 de octubre, y tras varios intentos de analizar el proyecto de militarización por parte de los directivos de la institución, finalmente se discutieron –por tres horas- los efectos negativos del acuerdo con las FFMM. Fue durante la celebración de una sesión extraordinaria.

La mayoría de los miembros esbozaron argumentos legales, científicos y técnicos por los cuales se debía anular el documento, responsabilizando de la gran metida de pata al presidente de la entidad y a la asesoría jurídica.

El pasado 31 de julio, el Cnel. (R) Liduvino Vielman Díaz, presidente de la AEP, y el Gral. Juan Pablo Paredes, comandante de la Fuerza Aérea Paraguaya, firmaron el “Convenio específico de cooperación entre la Agencia Espacial del Paraguay y la Fuerza Aérea Paraguaya sobre usufructo de inmueble propiedad de la Fuerza Aérea Paraguaya destinado a la construcción del futuro local de la AEP”.

Lo que motivó el descontento y rechazo de organizaciones de divulgación científica, sorpresa de los directivos de la AEP -que no fueron informados o consultados- y hasta pedidos de informes por parte del Congreso Nacional, que no estaba enterado de la situación.

El decreto N° 1092, firmado por el Presidente de Paraguay Mario Abdo Benítez en 2019, y que establece la Política Espacial de la República del Paraguay, asegura que “todas las actividades espaciales estarán orientados al uso pacífico del espacio ultraterrestre”.

En el acta N° 3/2020 consta que Vielman intentó calmar los ánimos, negar la militarización, minimizar los alcances del acuerdo y exigir que el convenio no fuera rechazado, alegando que varias agencias espaciales internacionales trabajan con los militares. La reunión se realizó de manera presencial en el predio de la Universidad Nacional de Asunción y virtual para los que no fueron.

Esto tiene un mensaje directo porque las oficinas de la AEP se encuentran en el edificio del Ministerio de Defensa Nacional y la mayoría de los miembros de la Junta Directiva están cada vez más hartos del intento de militarización de la agencia.

“El presidente de la AEP toma la palabra y expresa que para llegar a una solución y destrabar conflictos innecesarios decide dejar sin efecto el convenio firmado entre la Agencia Espacial del Paraguay y la Fuerza Aérea Paraguaya y empezar a analizar otras opciones. Teniendo en cuenta la alternativa de dejar sin efecto el convenio, ya no hace falta llevar a una votación, aclarando su postura que está en desacuerdo con la decisión tomada, considerando como un error institucional el paso dado”, dice la última parte del acta.

Vielman logró destrabar el conflicto y evitar el voto en su contra, al dejar sin efectos el convenio. En el convenio se establecía que los militares cederían una hectárea de terreno en la ciudad de Luque para establecer allí las oficinas de la AEP, a cambio de nombramientos de militares en puestos claves y control total de la instalación y seguridad de la AEP, aunque esta sea una institución civil.

También se creaba una Dirección de Defensa Aeroespacial, sin que el Poder Legislativo esté enterado.

“El Dr. Oscar Bogado, representante de la Facultad de Derecho de la UNA, expresa que la Ley 5151 se defendió ante la Cámara de Senadores, para fines pacíficos, gestión que acompañó desde sus inicios, y haciendo referencia a eso indica que no se cuestiona el actuar del presidente Vielman, y que en sesiones anteriores le ha felicitado por sus gestiones. Pero lo que se cuestiona es el convenio porque se considera que es arbitrario y de sometimiento, y los miembros de la Junta Directiva, aunque el presidente firme el convenio, son miembros solidariamente responsables ante cualquier actuar que pueda hacer el presidente, ya que la Junta Directiva actúa como un colegiado, y cualquier actuar del presidente repercute en la Junta Directiva”, dijo el acta.

 

Anulación del convenio entre AEP y FAP

 

Riesgo con el Gobierno de Japón

En el acta también consta que el Ing. Jorge Kurita, representante de la Facultad Politécnica de la UNA ante la AEP, recordó el paso que se llevó en Viena con el Dr. Cho de Kyutech, el fruto de aquella gestión de la firma de la carta, es la capacitación de los Ing. Adolfo Jara y Anibal Mendoza.

Hizo mención que su descendencia japonesa hace especial a este convenio, y pasa por la preocupación que tiene al poner su persona ante el Gobierno, el Embajador y representantes de Japón, con quienes se está trabajando en el proyecto de satélites, porque los japoneses en su momento habían consultado si la Agencia era militar, a lo que respondió que no, que la misma es civil, ante la firma de este convenio, por lo que le preocupa tener que explicar que es todo lo contrario.

Esto porque “solo el hecho de estar en el predio de la FAP y tener militares trabajando hace que ellos piensen lo contrario, que asimismo, agradece por la ayuda que siempre dieron los compañeros de la FAP, pero se ponen en riesgo las colaboraciones de parte del gobierno japonés”.

Además, el acta también evidenció la disputa interna entre Vielman y la mayoría de los directivos de la AEP. “El presidente recalca y celebra que la Junta Directiva desea tener mayor participación, a la vez resalta que permanentemente los Miembros de la Junta Directiva son invitados para participar en las distintas actividades referentes a convenios, reuniones, conferencias, eventos varios, pero, que nadie ni siquiera acusa recibo”, dijo otra parte del acta.

“Toma la palabra el presidente, expresa su descontento ante la instalación en el ambiente de la sociedad y las redes sociales, el término ‘militarización’, el cual manifiesta que no hay ninguna intención de militarización, simplemente es una mala interpretación. Muestra el borrador del convenio preparado y en respuesta a la moción del Ing. Fernando Brunetti, mociona para destrabar el conflicto, instalar una comisión entre los Directores Generales, Miembros de la Junta Directiva y la Asesoría Jurídica para estudiar el borrador y en una siguiente reunión aprobar o no el convenio, seguidamente y una vez consolidado enviar a la Fuerza Aérea como una propuesta y si se cree conveniente volver a discutir los términos”, dijo el documento.

Sin embargo, los directivo mostraron sus disconformidad y exigieron votar por la anulación del convenio. El Dr. Jorge Molina, representante del CONACYT y el Ing. Miguel Volpe, representante de la Facultad de Ingeniería de la UNA, propusieron votar por la anulación del acuerdo y dejar otros temas de lado. Empero, finalmente no se votó por insistencia de Vielman, quien intentó destrabar el conflicto dejando sin efectos el convenio.

El convenio fue firmado por el Cnel. (R) Liduvino Vielman (izq.) y el Gral. Juan Pablo Paredes. (FAP)

Defensa Aeroespacial

Por su parte, el Comando de las Fuerzas Militares dijo a Ciencia del Sur que sí existía el proyecto de Defensa Aeroespacial, pero que todo se hacía en el marco de la ley.

La cláusula “tercera” numeral “tres” inciso “h”, prevé la creación y desarrollo de la Dirección de Defensa Aeroespacial, que como su nombre lo dice tendrá como objeto la defensa aeroespacial del Territorio Nacional. Asimismo y en principio, respondiendo a la siguiente pregunta, contara con los medios y el personal de la Fuerza aérea, tal como establece el Convenio respectivo”, respondió Víctor Urdapilleta, encargado de la Oficina Acceso Información Pública de las FFMM.

Urdapilleta indicó que la Ley  5151/14 “Que crea la Agencia Espacial del Paraguay”, en su artículo 3 inciso “c”, dispone que la Agencia Espacial del Paraguay tiene la función de establecer su estructura orgánica, por tanto, es atribución de la Agencia Espacial disponer de las dependencias a su cargo.

El militar negó cualquier intento de ocultar información. Expresó que en primer lugar, la cláusula “tercera” numeral “tres” inciso “h” del convenio no exige mayor sigilo, sino el sigilo “correspondiente”. Esto debe ser así porque la defensa aeroespacial del territorio nacional hace a la Política de Defensa Nacional, y es un medio a fin de mantener la inviolabilidad y la integridad del territorio nacional.

Para el funcionario militar, la Ley 5282/14 “De libre acceso ciudadano a la información pública” establece las informaciones de carácter públicas que deben darse a conocer y sus procedimientos y la Fuerza Aérea como cumplidora de la Constitución Nacional y las Leyes, dar cumplimiento íntegro de todas las disposiciones que en ellas se establezcan.

De hecho, se acuerdo a Urdapilleta, el convenio entre la Fuerza Aérea y la Agencia Espacial se encuentra publicado en la página web de la Fuerza Aérea. Pero solo como noticia, no con el documento ni la explicación del mismo.

Consultado sobre la legalidad del comisionamiento, dobles salarios, y bonificaciones de su personal en otras dependencias como la AEP, Urdapilleta insistió en que la Comisión de Servicio (comisionamiento) del Personal Militar está establecido en la Ley 1115/97 “Del estatuto del personal militar” en el artículo 15 inciso “i” y en el artículo 24 inciso “f”, por lo tanto es legal.

“El traslado y comisionamiento de funcionarios públicos está establecido en el capítulo V de la Ley 1626/00 “De la función pública”, por tanto es legal. Asimismo, la Fuerza Aérea como una Institución cumplidora de la Constitución y las Leyes, ratifica y cumple lo establecido en las mismas, entre ellas lo dispuesto en el artículo 105 de la Constitución Nacional, que dispone la Prohibición de la doble remuneración. El personal de la Fuerza Aérea en comisión de servicio no recibe doble salario”, concluyó.

Extracto del convenio de cooperación interinstitucional entre la AEP y la FAP donde sí se hablaba de una Dirección de Defensa Aeroespacial. (FAP)

Continúan problemas

Aunque el convenio con la Fuerza Aérea Paraguaya finalmente fue descartado por imponer un proceso de militarización y otorgar privilegio a los militares, los conflictos en el seno de la AEP continúan. Hay un descontento generalizado tanto de los miembros de la Junta Directiva como de funcionarios que no ven a Vielman con un alto liderazgo técnico y científico adecuado para presidir la agencia, aunque resaltan su entusiasmo y servicio.

Varios esperan que el Presidente de la República pueda intervenir en los próximos meses. En un momento en que se espera que Paraguay lance su primer satélite a corto plazo.

A finales de setiembre, el Gobierno paraguayo presentó el primer minisatélite que tendrá el país, el Guaranisat-1, un cubesat cuya primera misión será monitorear la enfermedad de Chagas y cuya inversión supera los 2.200 millones de guaraníes e incluye becas, viajes, viáticos y vehículos para la AEP.

Paraguay es uno de los pocos países del continente americano que todavía no posee satélite propio, pero ya quería contar con una Defensa Aeroespacial, sin recursos ni personal entrenado para ese fin.

El primer nanosatélite de Paraguay fue desarrollado en Japón y estará en órbita en 2021. (Presidencia de la República)

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,75 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here